Niños

Si se levanta en las noches y deambula por la casa, es necesario tomar ciertas medidas. Entérate aquí cómo proceder.


El sonambulismo es un trastorno del sueño que se encuentra dentro de los desórdenes nocturnos infantiles más comunes. En este caso, el niño se levanta de la cama y realiza actividades como caminar o abrir puertas estando completamente dormido.

Estos episodios tienden a durar de 15 a 30 minutos y su causa es desconocida. Es común en menores entre 8 y 12 años, sin embargo, no es extraño que ocurra en la adolescencia.

“Es probable que al despertar no recuerde nada de lo ocurrido la noche anterior. En muchos casos, mientras están sonámbulos pueden seguir instrucciones simples y hasta hablar, pero es importante recordar que en este estado no son conscientes y no están alertas de los peligros que corren”, explica el Dr. Eugenio Saavedra, pediatra de Clínica INDISA.

No hay que preocuparse, ya que esta condición no provoca daños neurológicos y normalmente no requiere medicación, pero sí muchos niños sufren accidentes mientras están caminando dormidos. Por eso, aquí te damos algunas recomendaciones.

Para mantener a tu hijo fuera de peligro:

Toma medidas de seguridad en la casa, como cerrar con llave cualquier salida que lleve al exterior, asegurar las escaleras, no dejar objetos que puedan provocar caídas, esconder las llaves de la casa y del auto, asegurar cajones donde se guarden objetos cortopunzantes y mantener los químicos y remedios fuera de su alcance.
Si el niño se levanta, ojalá que un adulto lo esté vigilando.
Si es posible, llévalo de vuelta a su cama. No es necesario despertarlo, se pueden guiar sus pasos.


Para evitar episodios de sonambulismo se aconseja:

A la hora de dormir, crear un ambiente agradable. Poner música ambiental o de relajación, utilizar una luz tenue y tener un espacio libre de estrés.
Hacer un ritual antes de dormir para acostumbrar al cerebro y al cuerpo de que llegó el momento de descansar.
Controlar los horarios para acostarse y levantarse para crear hábito.


Si los episodios de sonambulismo son cada vez más recurrentes y notas otros síntomas, como dolor de cabeza, falta de concentración, pérdida de memoria o terrores nocturnos, es mejor consultar a un especialista.

Noticias Relacionadas
Noticias Relacionadas

SUSCRIBETE A NUESTRO NEWSLETTER