Niños

La curiosidad de tus hijos hace que intruseen y recorran toda la casa. Evita algunos peligros con estas recomendaciones.


En los primeros 2 años de un niño, el hogar es donde ocurren más accidentes, ya que es el lugar en que pasan la mayor parte del tiempo. Como padres es importante estar conscientes y alerta a los peligros que existen en la casa, y hacer algunos cambios que pueden hacer una gran diferencia.

La cocina es donde hay que tener más ojo, ya que ahí se da la mayoría de los casos de quemaduras, cortes e intoxicación. Por eso, el Dr. Leonardo Ristori, jefe del Servicio de Urgencia de Clínica INDISA, entrega algunos consejos:

- Evitar que los mangos de las ollas o sartenes sobresalgan de los quemadores.
- No prender velas innecesariamente.
- Instalar cierres de seguridad en los cajones que contengan objetos cortopunzantes o productos de limpieza.
- Guardar cualquier elemento químico o médico fuera del alcance de los niños, ya sea en un estante elevado o de difícil acceso.
- Eso sí, cuando crecen, es importante advertirles de lo peligroso de estos objetos y no solo sacarlos de su alcance.


Los dormitorios y el jardín tienen sus propios peligros. En estos espacios, hay que fijarse en los enchufes por la electricidad, los golpes contra los muebles con punta y la piscina, si es que tienes. Para evitar cualquiera de estos problemas, lo recomendable es:

- Poner cubreenchufes o utilizar los que tienen toma de tierra.
- Instalar barreras en cunas y camas, además de puertas protectoras al inicio y al final de las escaleras.
- Utilizar protecciones en puertas, cajones y la punta de las mesas.
- Instalar mallas protectoras en ventanas, balcones y terrazas.
- Explicarles que saltar arriba de las camas o encaramarse en muebles es peligroso.
- A los niños que no saben nadar, tenerlos en todo momento con “alitas” o flotador, y no perderlos de vista. Cuando sepan hacerlo, explicarles los riesgos.



Noticias Relacionadas
Noticias Relacionadas

SUSCRIBETE A NUESTRO NEWSLETTER