Mujer

Los últimos casos positivos de este virus en el sur, han causado gran conmoción en la población. Aquí te explicamos todo lo que debes saber para prevenir.


En Chile, la notificación en los últimos 5 años por hantavirus se ha mantenido constante en una media de 39 casos anuales. Y se da la particularidad de que se presentan en racimos, donde los miembros de un hogar, un equipo de trabajo o integrantes de una comunidad, manifiestan la infección en un corto período de tiempo.

El virus Hanta es una enfermedad que empieza como un cuadro de resfrío común y solo se detecta cuando ya está en una etapa avanzada, difícil de curar. Se transmite a través de las secreciones como orina, excremento o saliva, de ratones silvestres o de cola larga, que son los principales portadores del virus.

La mortalidad en Chile inicialmente era cercana al 60% y actualmente es entre el 20-30%, disminución que se debe a la intuición clínica y epidemiológica relacionada a actividades de riesgo en la primera consulta, a disponer de test rápidos y a la hospitalización precoz de los casos sospechosos en unidades de cuidado intensivo.

Actualmente existen pruebas de sangre, que son muy sensibles y específicas para detectar la infección en forma prematura, que luego se confirman con test moleculares en el Instituto de Salud Pública o laboratorios acreditados.

“La enfermedad se manifiesta en un rango de 7 a 45 días después de haber estado expuesto al virus, presentándose como una gripe común con fiebre alta, dolor muscular y dolor de cabeza, y luego aparecen síntomas respiratorios”, explica la Dra. Erna Cona, infectóloga de Clínica INDISA.

La mejor manera de prevenir, es que cuando se visiten áreas rurales donde puede vivir un roedor contaminado, se eviten actividades de riesgo, y se limpien y desinfecten los recintos que han estado cerrados antes de habitarlos.

Las precauciones básicas para evitar un contagio son simples medidas de higiene y aseo:

- Las casas de veraneo, cabañas o lugares que han estado cerrados, se deben ventilar y limpiar los pisos y muebles con cloro, usando mascarilla.
- El aseo inicial debe ser con paños húmedos, nunca barrer, ya que se puede levantar polvo y transmitir el virus al aire.
- La basura debe estar bien cubierta, y no dejarla cerca de las personas.
- Nunca dejar residuos de comida. Todos los alimentos deben guardarse bien sellados, ya que estos llaman la atención de los ratones.
- Hacer aseo profundo diariamente, fijándose en las orillas y los rincones.
- Si va a acampar, primero revise si hay señales de restos de ratón y limpie la zona de pastizales.



Noticias Relacionadas
Noticias Relacionadas

SUSCRIBETE A NUESTRO NEWSLETTER