Clínica INDISA - Clínica de Familia
Reserva de horas
Mesa central
Reserva de horas
2 2362 5555
2 2362 5400
Buscar
Destacados

Apego el primer vínculo del bebéApego el primer vínculo del bebé

¿Has escuchado sobre el apego? En el último tiempo son muchas las madres y familias que están más familiarizadas con el tema del apego y se preguntan cómo fomentarlo con sus bebés. Las Psicólogas de la Unidad de Neonatología, Fernanda Von Wussow y Elisa Palma, nos orientan más sobre este trascendental vínculo que es importante impulsar en la primera etapa del bebé.

¿Qué significa el "apego" entre la mamá y el bebé?
El apego es una relación de afecto entre un bebé y sus cuidadores principales. Es algo innato y que se manifiesta a través de la búsqueda de proximidad del bebé hacia sus cuidadores, sobre todo, en momentos de más ansiedad o estrés. El tipo de apego que se forme tiene que ver con la respuesta sensible de los cuidadores frente a las señales que entregue el bebé.

¿Qué es el apego desde el punto de vista clínico?
Como decíamos, el apego es un tipo especial de vínculo afectivo relacionado principalmente con la manera en que la madre, el padre o el cuidador principal responden a las necesidades del bebé. Todos los bebés nacen para estar vinculados y necesitan sentirse cuidados y contenidos por otros. Cuando hay un otro que responde sensiblemente, el bebé adquiere la seguridad de que puede expresar lo que necesita (a través del llanto, por ejemplo) y que podrá calmarse.

¿Cuándo se inicia el apego?
El apego comienza a desarrollarse en el embarazo y se sigue construyendo a lo largo de toda la vida. No es algo puntual que se manifiesta en un período de tiempo limitado, sino que es un patrón de relación que se mantiene estable a través del tiempo. 

¿Cuáles son las mejores formas para desarrollar el apego?
Si bien la primera etapa de la vida de un ser humano es un período crítico o sensible para desarrollar un vínculo estrecho entre el bebé y sus cuidadores, el apego no se restringe a las primeras horas post parto. Existen “instancias especiales”, como la lactancia, el contacto piel con piel, entre otras, que ayudan a estar cerca y disponible para él, pero ello no es garantía de un apego seguro o saludable con el bebé.

Es importante tener en cuenta que no se trata de hacer un listado de cosas que “hay que cumplir”, sino que el acento está en estar disponible afectivamente para él o ella y poder responder prontamente a la proximidad y cercanía que los bebés buscan, sobretodo en momentos de estrés. 

¿Cómo se puede diferenciar entre el apego y la "sobreprotección"?
El ser humano cuando nace, es un ser extremadamente dependiente, si lo comparamos con otras especies, y eso requiere que haya un otro cercano para asegurar su sobrevivencia tanto física como psicológica. Esta dependencia inicial a veces puede asustar o angustiar a los padres y es común encontrarse con el temor a que si responden prontamente a las necesidades afectivas de sus hijos, se los está “malcriando” y “mal acostumbrando”. Eso hace que muchos padres busquen que sus hijos sean independientes a muy temprana edad, que resuelvan solos, se calmen solos, se alimenten solos, se queden dormidos solos, etc.

Sin embargo, la etapa inicial de la vida es una época de mucha dependencia y eso sienta las bases para la independencia y autonomía futura. Cuando un niño siente que sus cuidadores le entregan seguridad y confianza, eso posibilita que el niño incorpore esa seguridad y confianza para desenvolverse autónomamente en el futuro.

Colaboración: Ps. Fernanda Von Wussow, Psicóloga de la Unidad de Neonatología de Clínica INDISA
Ps. Elisa Palma, Psicóloga de la Unidad de Neonatología de Clínica INDISA
Reserva de horas



facebook.com/clinicaindisa
Twitter @clinicaindisa
youtube/indisacl
Clínica
Consultas
Avda. Santa María 1810, Providencia
Los Españoles 1855, Providencia
Quienes somos
Trabaje con nosotros
Mapa de sitio
Sitio para médicos