Reserva de horas

MESA CENTRAL 2 2362 5555
RESERVA DE HORAS 2 2362 5400

Clínica INDISA
Buscar 
Destacados

Displasia de caderas en niños


Displasia de caderas en niños

La displasia es una alteración en el desarrollo de la articulación de la cadera en recién nacidos. Puede ser de carácter leve (displasia), moderada (subluxación) o severa (luxación).

En algunos casos, se puede detectar en los primeros chequeos después del parto, cuando el neonatólogo revisa la posición de las caderas de la guagua con las maniobras de Ortolani y Barlow.

Sin embargo, muchos casos de displasia leve solo se detectan con una ecografía el primer mes o con una radiografía de caderas a los tres meses. Es necesario realizar una ecografía de caderas en el primer mes en todas las guaguas que nacen en podálica, es decir, que vienen en posición con las nalgas hacia abajo, o cuando existen antecedentes familiares, porque estos recién nacidos tienen mayor riesgo de presentar displasia de caderas.

“En algunos casos, hasta que el niño no empieza a caminar, no se detectan los síntomas. Un retraso en el inicio de marcha, cojera o inestabilidad al caminar pueden ser indicios de displasia”, explica el Dr. Sergio Ambiado, neonatólogo de Clínica INDISA.

El diagnóstico precoz es fundamental para un tratamiento eficaz. Si no se recibe el tratamiento adecuado, pueden generarse problemas más graves a largo plazo, como lesiones en los huesos, cojera o artrosis precoz de cadera.

Para el manejo de este problema debe consultarse al traumatólogo infantil. Hay que mantener la cabeza del fémur firme durante un determinado tiempo, para que este hueso y la pelvis se desarrollen correctamente y así la articulación se normalice. La técnica que se utilice para esto dependerá de si se trata de una displasia leve, media o grave.