Clínica INDISA - Clínica de Familia
Reserva de horas
Mesa central
Reserva de horas
2 2362 5555
2 2362 5400
Buscar
Destacados

Consejos para evitar accidentes de niños en la piscina

Con la llegada del verano y las altas temperaturas, se abre la temporada de piscinas. Época que exige una supervisión especial por parte de los adultos a los niños, ya que cualquier descuido puede tener graves consecuencias.

La edad y la falta de atención en la supervisión de un niño son los principales factores de riesgo, sobre todo en menores de 5 años, ya que en general no saben nadar o están recién aprendiendo y suelen arrancarse de la vista de los adultos.

Con los más pequeños hay que tener especial atención, porque no nos olvidemos que no hace falta una gran piscina para que se desencadene una tragedia, sino que un niño puede ahogarse en apenas unos centímetros de agua.

Para evitar accidentes, la principal recomendación es que los niños nunca estén solos en el agua. Aunque los pequeños sepan nadar, siempre debe haber un adulto acompañándolos.

Según el Dr. Víctor Monreal, médico supervisor de la UCI Pediátrica de Clínica INDISA, para prevenir es importante tener presente las siguientes consideraciones:

Es recomendable no tener piscinas en la casa hasta que los niños tengan 5 años. De no ser posible, se recomienda a los padres no confiarse en que los niños que hayan recibido clases de natación están exentos de tener un accidente.
Poner rejas de protección a las piscinas de al menos 120 cm de alto, que cubran todos los lados, con una distancia entre barrotes de 10 cms. y  que la chapa no esté al alcance de los niños.
Igualmente es recomendable que siempre existan  padres y adultos que supervisen el cuidado de los niños mientras se bañan.
Tener conocimientos de maniobras de reanimación básicas (RCP).

Como consejo, el Dr. Monreal dice que lo primero que se debe hacer si se ve a un niño flotando en el agua, es pedir ayuda, sacarlo inmediatamente e iniciar maniobras de reanimación básica.

Para entender la lógica de cómo funciona el cuerpo, es necesario saber que cuando una persona se está ahogando, lo primero que hace es escupir o tragar voluntariamente el agua ingresada. Luego contiene la respiración, pero esto no se puede mantener por más de un minuto. Al no poder sostener la apnea, el individuo respira, con entrada de agua en las vías respiratorias y producción de tos como mecanismo reflejo.

Si el paciente es rescatado con vida, el cuadro clínico dependerá de la cantidad de agua aspirada y sus efectos, y el riesgo de daño cerebral dependerá a su vez del tiempo de hipoxia.

Los ahogamientos son la tercera causa de muerte por traumatismo no intencional en el mundo. De hecho, según la OMS, un 0,7% de todas las muertes en el mundo, se deben a asfixia por inmersión accidental.

Colaboración: Víctor Monreal, pediatra de Clínica INDISA.

Reserva de horas


facebook.com/clinicaindisa
Twitter @clinicaindisa
youtube/indisacl
Clínica
Consultas
Avda. Santa María 1810, Providencia
Los Españoles 1855, Providencia
Quienes somos
Trabaje con nosotros
Mapa de sitio
Sitio para médicos