Clínica INDISA - Clínica de Familia
Reserva de horas
Mesa central
Reserva de horas
2 2362 5555
2 2362 5400
Buscar
Destacados

Volver a reír

Durante su primer año estudiando Ingeniería Comercial en la Universidad Diego Portales, el 15 de junio de 2010, Bárbara Saleh (21) se desmayó mientras bajaba la escalera y sufrió una fuerte caída, producto de la cual su boca y dientes se destruyeron por completo.

“No me acuerdo del momento de la caída. Desperté con el golpe. Lo primero que hice fue mirarme al espejo, no tenía ningún diente… esa imagen no se me va a borrar nunca. Me puse a llorar, no quería que nadie me viera así”, recuerda Bárbara.

Llegó de urgencia a Clínica INDISA, donde de inmediato le informaron que había que realizar una cirugía. Tenía la mandíbula fracturada en tres partes, había perdido siete dientes y, además, tenía fracturado el maxilar superior.

Bárbara tuvo que congelar la universidad, someterse a dos cirugías y llevar a cabo un tratamiento que duró dos años hasta recuperarse por completo. Estuvo varios meses sin dientes y sin salir de su casa; otro tiempo con una placa dental, lo que le permitió hacer una vida normal, pero no se atrevía a comer frente a otras personas. Su zona bucal estaba tan dañada que incluso debieron hacer un injerto de hueso para poder colocar dientes definitivos sobre implantes oseointegrados.

Al salir de su primera operación, lo primero que hizo fue pedir un espejo. “Lo que más me costó fueron los tres meses que tuve que mirarme al espejo sin dientes. No poder salir, no poder comer, reír… Mi mayor miedo era que no me pudieran poner los dientes de nuevo, porque tenía tan roto el hueso que podía ser que no se afirmaran”, reflexiona.

Para Carla Escobar, odontóloga de Clínica INDISA, éste fue un reto profesional y personal, en que el manejo emocional fue clave. “Tanto Bárbara como su familia tuvieron paciencia y los resultados fueron buenos tanto para ella como para todo el equipo de profesionales que la atendió. El gran desafío era lograr una buena estética, pero además logramos restablecer la función, pudo volver a hablar y comer con normalidad, lo que le permitió reincorporarse a su vida normal”, puntualiza.

“Ahora estoy feliz, nunca pensé que iba a quedar tan bien. Los dientes me quedaron más bonitos que los que tenía antes. La doctora Escobar fue tan preocupada y detallista que se lo agradezco. Lo que más valoro es que todos me trataban súper bien, incluso una vez me hicieron una placa en tiempo récord para poder ir a un paseo a la playa”, cuenta Bárbara.

Colaboración: Carla Escobar, odontóloga de Clínica INDISA.
Reserva de Horas



facebook.com/clinicaindisa
Twitter @clinicaindisa
youtube/indisacl
Clínica
Consultas
Avda. Santa María 1810, Providencia
Los Españoles 1855, Providencia
Quienes somos
Trabaje con nosotros
Mapa de sitio
Sitio para médicos