X
Elige tu Centro Médico

Sucursal Providencia Sucursal Maipú
Reserva de horas Anular horas Telemedicina Mi Portal Buscador 1 Alertas
Buscador 1 Alertas

Adultos mayores con depresión, una enfermedad cada vez más frecuente

Adultos mayores con depresión, una enfermedad cada vez más frecuente

Contenidos

Según datos entregados por la OMS, el 3,8% de la población mundial sufre depresión. En el caso de Chile, el Observatorio de Envejecimiento UC sostiene que en 2021, el 38% de los adultos sobre 60 años sufre de síntomas relacionados con esta patología.
 

Hoy en día, hablar sobre depresión es cada vez más común, así como que personas de nuestro entorno cercano, como amigos o familiares, sufran algún síntoma de esta.
 

De acuerdo a cifras de la Organización Mundial de la Salud (OMS), el 3,8% de la población mundial -unos 280 millones personas- padecen esta enfermedad, mientras que en Chile, el Observatorio de Envejecimiento UC indica que en 2021, el 38% de los adultos sobre 60 años sufría de síntomas relacionados con esta patología.
 

El trastorno depresivo —o depresión— implica un estado de ánimo deprimido o la pérdida de placer o interés por actividades durante períodos prolongados en el tiempo.
 

Para el Dr. Mario Grosman, geriatra de Clínica INDISA, la depresión suele visualizarse en jóvenes y en adultos, sin embargo, también suele ser recurrente en adultos mayores. “La sintomatología en los cuadros depresivos de un adulto joven y de un adulto mayor suelen diferir. En el caso del paciente mayor, pueden detectarse algunos indicios de que está frente a una depresión, como por ejemplo cambios de hábitos y de conductas”.
 


 

¿Cómo reconocer si estamos frente a un caso de depresión en un adulto mayor?

 

Algunos de los síntomas que podemos identificar en una persona que sufre de un cuadro depresivo son:
 

• Insatisfacción en aspectos de su vida: una persona que sufre depresión siente aburrimiento, sensación de tener más problemas que la mayoría de la gente, poca energía o ausencia de ella, ganas frecuentes de llorar, mal ánimo, pensamientos obsesivos, miedo a que algo malo le esté pasando, pérdida del interés de vivir, a menudo desánimo y melancolía, y preocupación por el futuro.
 

• Renuncia a muchas actividades e intereses: otro de los aspectos que más se evidencia en personas con depresión es la dificultad para iniciar nuevos proyectos, mucha preocupación por el pasado, se evitan las reuniones sociales, problemas de concentración, dificultad para tomar decisiones, preferencia por estar en casa y no hacer cosas nuevas.
 

• Sensación de vida vacía: como abandono y sensación de inquietud, de inutilidad, de vida poco estimulante, de que la situación personal es desesperada, de estar mejor por las mañanas y de que la mente no está clara como antes.
 

Factores externos que pueden influir en el ánimo

 

Por otro lado, existen otros elementos que pueden incidir en el estado de ánimo de las personas, como cambios en la rutina y el paso de las estaciones. En este último caso, se denomina depresión estacional, la cual corresponde a un trastorno del humor o ánimo relacionado con las distintas épocas del año.
 

En palabras del Dr. Grosman, geriatra de Clínica INDISA, “este trastorno afectivo estacional comienza y finaliza en los mismos meses cada año. En la mayoría de la gente que sufre esta afección, comienza en el otoño, la cual dura todo el invierno y desaparece en primavera (en raras ocasiones puede ocurrir lo opuesto).
 

Alguno de los síntomas que produce la depresión estacional son:
 

• Menos energía.
• Falta de ánimo.
• Mal humor.
• Cambios de conducta.
 

Diferencias entre depresión en un adulto joven y un adulto mayor

 

Para el caso de la depresión en un adulto joven, la sintomatología es atribuible a un cuadro depresivo, puesto que por factores etarios puede variar y ser similar a un cuadro de estrés. En cuanto al adulto mayor, hay elementos que dificultan detectar fácilmente si el paciente padece depresión.
 

Nuestro geriatra, sostiene que uno debe distinguir que entre un paciente joven y un adulto mayor, “desde el aspecto clínico, algunos casos son similares, pero otros no, porque, a veces, en el adulto mayor la depresión se puede enmascarar con otras patologías, como trastorno cognitivo con problemas de memoria y quejas psicosomáticas sin hallazgo de enfermedad, entre otras causas. Además, muchas veces es compleja la ideación suicida en el anciano, porque no la menciona al médico, pero lamentablemente la materializa a veces más que en el joven”.
 

Ahora, hay formas de que uno pueda ayudar a un adulto mayor que sufre depresión. El entorno familiar y amigos del paciente deben primero que nada escucharlo, tratar de satisfacer sus necesidades no resueltas, fomentar la sociabilidad, estimularlo a consultar la especialidad respectiva y luego incentivarlo a tomar la medicación y controles adecuados.
 

En cuanto a los tratamientos, actualmente estos tienen una mirada multiprofesional, donde la psicoterapia, consejería o terapia de diálogo es realizada por un psicólogo, psiquiatra; como ejemplo está la terapia cognitivo conductual e interpersonal. También, hay medicamentos para tratar la depresión, donde los más usados son los inhibidores selectivos de recaptación de serotonina.
 

Ten en consideración que para detectar a tiempo cualquier trastorno mental y tratarlo de la mejor manera es necesaria la visita del adulto mayor a un especialista. En Clínica INDISA, contamos con un equipo de especialistas en salud mental de adultos altamente capacitado; cada uno de ellos está comprometido con la salud y disponible para aclarar todas tus dudas.

Dr. Mario Grosman Chervin

GERIATRÍA

Más información
Profesional no atiende en esta sucursal

Conoce nuestro equipo médico y

reserva tu hora Médica
Compartir en Redes Sociales
Share on facebook
Share on whatsapp
Share on twitter