fbpx

Alcohol y cirugía bariátrica: Una relación peligrosa

Contenidos

La OMS asegura que Chile es el país de Latinoamérica con mayor consumo de alcohol per cápita. Es sabido que el abuso en el consumo alcohol no sólo lleva a una peligrosa dependencia, sino que está relacionado con el riesgo de desarrollar más de 200 enfermedades, como cirrosis y algunos tipos de cáncer.

 

Pero, ¿qué sucede con el consumo de alcohol luego de una cirugía bariátrica?

 

La cirugía metabólica cambia la vida. La persona no sólo se ve y se siente diferente tras perder el exceso de peso, sino que también cambia sus hábitos y formas de cuidarse. Existe una notable mejora en la salud, revirtiendo enfermedades como resistencia a la insulina, hipertensión, entre otras.

 

Sin embargo, a pesar de los importantes beneficios, el riesgo de desarrollar trastornos del comportamiento como el alcoholismo aumenta. Las investigaciones reportan que el metabolismo del alcohol cambia tras esta cirugía y los pacientes responden de manera diferente, tanto física como psicológicamente, por lo que son más sensibles a los efectos de bajas dosis de alcohol.

 

Casi todas las bebidas alcohólicas tienen calorías “vacías”, es decir, sin ningún nutriente beneficioso para nuestro cuerpo, y el aumento de su consumo pone en riesgo el principal objetivo de la cirugía: la pérdida de peso. Además, disminuye la absorción de muchas vitaminas y minerales, que contribuye a síndromes de deficiencia y aumenta el riesgo de úlceras gástricas. El alcohol puede facilitar el reflujo, la regurgitación y la deshidratación.

 

Comportamiento adictivo

 

En una sociedad en la que están en auge las adicciones, no sólo a las drogas, sino al trabajo, internet, compras, etc., podemos pensar la obesidad como adicción a la comida. La mayor parte de las personas que consultan mantienen una relación problemática con su ingesta, donde muchas veces se come en exceso con la sensación de “no poder parar, no poder ponerse un límite”, con la culpa y las auto recriminaciones posteriores, que generan un círculo vicioso negativo que terminan por envolverlos más aún en el problema.

 

¿Cambiar la adicción a la comida por alcohol?

 

Estudios indican que de un 20 a 30% de los pacientes que se han realizado una cirugía bariátrica luchan con nuevas adicciones ¿por qué?

 

Existe un fenómeno denominado “Transferencia de la adicción”, que explicaría ese gran porcentaje de pacientes que cambian la adicción a la comida por el alcohol. La transferencia de adicción, en palabras simples es canjear la adicción de una conducta compulsiva por otra, por eso, muchos pacientes que dejan de comer en exceso tras la cirugía, pueden adquirir nuevas conductas compulsivas, como el alcoholismo, los juegos de azar o las compras.

 

¿Cómo se explica?

 

Si la persona no cuenta con apoyo de un equipo multidisciplinario y psicológico adecuado, nos arriesgamos a anular el comer compulsivo tras la cirugía, sin solucionar la causa de fondo, así el síntoma se desplaza a otro consumo, por lo que se aconseja identificar y elaborar aquellos factores personales y emocionales que nos están haciendo perpetuar dicha conducta, cambiar ese esquema y buscar nuevas estrategias para enfrentar el estrés, de lo contrario, solo estamos “poniendo un tapón” a un síntoma visible, sin preguntarnos por la causa.

 

¿Qué hacer?

 

Antes de la cirugía es importante la evaluación del equipo médico y de salud mental, por lo que se recomienda honestidad a la hora de informar sobre el consumo de alcohol u otras sustancias, para poder establecer un plan de trabajo adecuado y lograr los objetivos quirúrgicos. Aquí se abordan los aspectos psicológicos de cada persona, con el fin de comprender la causa que nos lleva a actuar de forma compulsiva, ya sea con la comida, alcohol u otros. Se trabaja en:

 

✔ Otorgar pausas saludables que permitan pensar antes de actuar en forma impulsiva, comprendiendo cuáles son los motivos que nos llevan a eso

 

✔ Generar actividades placenteras, deporte, socialización de las dificultades

 

✔ Identificar, mentalizar y poder simbolizar las situaciones que actúan como desencadenantes

 

✔ Desarrollo de habilidades diferentes para el manejo del estrés

 

✔ Manejo y autorregulación emocional

 

✔ Capacidad de adaptación al cambio, refuerzo del auto cuidado y autoestima

 

✔ Utilización de redes de apoyo, dado que se tiende a minimizar el problema

 

Colaboración: PS. Valentina Bravo P., Centro de Nutrición y Cirugía Metabólica.

Conoce nuestro equipo médico y

reserva tu hora de psicología
Compartir en Redes Sociales
Share on facebook
Share on whatsapp
Share on twitter