X
Elige tu Centro Médico

Sucursal Providencia Sucursal Maipú
Reserva de horas Anular horas Telemedicina Mi Portal Buscador 1 Alertas
Buscador 1 Alertas

¿Cómo debería ser el desarrollo de mi hijo de 1 año?

¿Cómo debería ser el desarrollo de mi hijo de 1 año?

Contenidos

Durante los primeros 12 meses de vida de tu hijo hay un notable despertar de muchas capacidades. Desde el punto de vista de su desarrollo motor a esta edad, ya podría estar caminando, poniéndose de pie o, al menos, intentándolo. Pero existen muchas otras áreas, como la cognitiva, la alimentación y el lenguaje, entre otras, que también se desarrollan en esta etapa. ¿Cómo es este proceso? La jefa del Servicio de Pediatría de Clínica INDISA, Dra. Gloria Toro, nos da algunas recomendaciones.

 

“Es probable que en esta etapa, te hayas fijado que el crecimiento de tu hijo está un poco estancado, ya que durante los seis primeros meses crecen muy rápido. Mientras siga comiendo bien y esté sano, no te preocupes. El peso en este período debiese andar entre 7 y 12 kilos, dependiendo de si es hombre o mujer”, explica la especialista.

 

 

Desarrollo del lenguaje

 

Al año, los niños van entendiendo cada vez más lo que dicen los adultos, independientemente de si su capacidad para hablar es limitada e intente decir cosas que no se comprenden, o continúen balbuceando. “Que demuestre entender ciertas palabras, aunque no las pueda decir, se llama lenguaje receptivo. Por ejemplo, cuando le pides que te señale un animal en el libro de cuentos, que te pase un juguete que le indicas, podrá hacerlo, aunque no pueda decir la palabra”, puntualiza la Dra. Gloria Toro.

 

Para el año de edad, en lo referente al área de la comunicación, se espera que el niño salude y se despida al menos con la mano, que sea capaz de llamar a su papá y/o mamá (o con algún otro nombre especial) y entender un “no” (se espera que haga alguna pausa o se detenga a mirar cuando alguien se lo señala).

 

En esta etapa, puedes apoyarlo con diferentes acciones cotidianas, como pedirle que te indique animales al contarle cuentos o que repita la palabra si la dice mal después de que tú se la vuelvas a mencionar. Si salen de la casa, aprovecha los estímulos y anda describiendo todo lo que veas, ya que podrá aprender nuevas palabras.

 

 

¿Cómo se mueve un niño de 1 año?

 

A esta altura, el niño ya comienza a formar su carácter y personalidad. Probablemente, no sepa hablar bien y no sea capaz de armar una frase, ni de darse a entender por completo con palabras, sin embargo el lenguaje no verbal toma parte importante en su desarrollo.

 

Señalar cosas, dar a entender cuando algo no le gusta o le molesta a través de movimientos, es parte del crecimiento. ¿Pataletas, mañas o rabietas? Pueden surgir en este momento. Por eso, explica la pediatra de Clínica INDISA, “es muy importante que los papás tengan cuidado con los movimientos de los niños en esta etapa, ya que pueden caerse, y si es fuerte se pueden ver afectados incluso en miedos posteriores, como andar solos o seguir intentando pararse. Si esto no pasa, aprovecha de que usen su energía todo el día, así llegarán al final del día y dormirán mucho mejor por la noche”.

 

En cuanto a la socialización, tu hijo puede estar más demandante de compañía. Ya no desea estar solo. Es probable que requiera sentirse acompañado -en gran parte por sus padres y entorno más cercano-, pero también por personas que están con él en sus momentos de ocio, con quienes jugar y mostrarles sus avances cognitivos.

 

 

¿Qué puede comer un niño de 1 año?

 

La Organización Mundial de la Salud (OMS) recomienda que la lactancia materna dure hasta los 2 años de edad, así es que si en tu caso sigues dando pecho, puedes continuar haciéndolo sin problema.

 

“Puede que en esta etapa ya quieras cambiar la manera de alimentar a tu hijo y trates de que pase de la mamadera a usar vasos y/o cubiertos -sobre todo la cuchara-. Es importante que no lo fuerces y que se tome el tiempo que necesite. Luego de unos días, notarás cómo el pequeño empieza a querer comer solo”, advierte la Dra. Gloria Toro.

 

Si tu hijo no tiene ninguna alergia o intolerancia, ya está en edad de empezar a comer casi de todo: frutas y verduras a diario, legumbres y cereales, carnes, pescados y huevos en los almuerzos o comidas (ir alternando). En esta etapa, puedes comenzar a cambiar los purés y compotas por alimentos sólidos, para que se vaya acostumbrando a masticar.

 

 

¿Cómo es el sueño de un niño de 1 año?

 

¡Por fin! Esta es la edad en la que los niños ya comienzan a tener un patrón de sueño más estable y dejan de despertarse todas las noches. Lo más común es que con 12 meses duerman -al menos- dos siestas al día: una en la mañana y otra en la tarde.

 

Durante este período, suelen dormir entre 12 y 13 horas diarias (no de corrido). Es normal que antes de hacerlo, puedan experimentar cierta “ansiedad por separación” al sentirse alejados de sus padres. “De aquí la importancia de que se generen rutinas previas al momento de dormir; leer cuentos, poner la luz más baja en la pieza o cantar una canción que les guste y les de confianza”, expresa la especialista.

 

 

Juegos y juguetes para estimular a un niño de 1 año

 

A esta edad, los pequeños son muy activos y les gusta participar en actividades con sus padres o familia cercana. Puedes intentar muchas dinámicas que resulten divertidas para estimular diferentes ámbitos.

 

• Leer cuentos: les ayudará a aprender más palabras y a ampliar su vocabulario. Además, puedes aprovechar de elegir libros con imágenes de objetos que puedan reconocer y jugar a “qué ves en esta imagen”.

 

• Instrumentos musicales: si bien son pequeños para tocar algún instrumento, si tú sabes usar alguno puedes ir -de a poco- enseñándoles los diferentes sonidos. De esta manera estarás estimulando su sentido de audición y quién sabe si despiertas su gusto por la música.

 

• Puzzles o rompecabezas: evita comenzar con los de piezas pequeñas. Elige rompecabezas con motivos infantiles que ellos mismos reconozcan. Este ejercicio, los puede ayudar a estimular la motricidad fina.

 

• Pelotas: durante los primeros meses puedes recurrir a una pelota “multisensorial”. Están hechas de telas blanditas y hay algunas que tienen diferentes texturas; vienen con sonidos, colores y dibujos llamativos para que se estimulen todos sus sentidos.
Una vez que crecen y comienzan a sentarse solos, puedes cambiar a una pelota normal para que intenten agarrarla mientras rueda por el suelo. Este es un muy buen ejercicio de psicomotricidad y coordinación ocular/manual.

 

 

Recuerda que para estimular a tus hijos es importante estar presente y crear espacios y dinámicas que les permitan un buen desarrollo. En Clínica INDISA, contamos con un equipo médico dedicado a los cuidados de los niños, que podrá orientarte en cada etapa de su crecimiento.

 

 

 

 

Conoce nuestro equipo médico y

reserva tu hora Médica
Compartir en Redes Sociales
Share on facebook
Share on whatsapp
Share on twitter