fbpx

¿Cómo calificas tu experiencia en nuestra página?

¡Gracias por tu respuesta!

¿En qué podemos mejorar?

¿Te gustaría dejarnos algún

comentario adicional? (Opcional)

ENVIAR

¡Muchas gracias!

Estamos trabajando para brindarte una mejor experiencia

Contracciones ¿por qué se producen, cuándo llegan y cómo identificarlas?

Contracciones ¿por qué se producen, cuándo llegan y cómo identificarlas?

Contenidos

Cuando una mujer ve el test de embarazo positivo, sabe que tendrá que recorrer un camino de cuidado para ella y su hijo. También, sabe que al finalizarlo llegará el día del parto.

 

Es así como el cuerpo de la futura mamá, se prepara durante casi diez meses para que el bebé pueda nacer y tenerlo en sus brazos.

 

Para llegar a este punto, todos los agentes responsables de mantener a la guagua dentro del útero, también trabajan para que pueda tener una salida exitosa. Es en ese momento cuando llegan las conocidas contracciones de parto.

 

¿Qué son las contracciones?

Las contracciones son las responsables de empujar al bebé fuera del cuerpo de la mamá, luego de pasar por todo el proceso de gestación dentro del útero.

 

Este último es un músculo que va creciendo junto al feto; tiene una forma de bolsa y está conformado por células musculares lisas, sensibles a los cambios hormonales durante el embarazo y que se contraen de forma involuntaria, cuando llega la hora del nacimiento.

 

El parto, es el momento en que las contracciones y hormonas trabajan en conjunto, porque las células musculares lisas que se contraen, comienzan a reaccionar frente a los cambios hormonales producidos por las hormonas de estrógeno, progesterona, oxitocina y prostaglandina.

 

A continuación te explicamos de qué trata cada una:

 

• Estrógenos: Aumentan la concentración de proteínas esenciales para la contracción muscular y aumentan el número de receptores para las otras hormonas. Además, facilitan el estímulo que dan paso a las contracciones.

 

• Progesterona: Durante el embarazo, es la responsable de impedir las contracciones del útero impidiendo que las células musculares se conecten entre ellas. Durante el parto, sus niveles bajan.

 

• Oxitocina: Ella es fundamental para la contracción muscular, porque favorece la entrada del calcio a las células. Se le conoce como la hormona del parto y sigue presente durante la lactancia.

 

• Prostaglandinas: Tiene un efecto similar a la oxitocina, pero estás se forman en el mismo útero -dentro de las membranas de la placenta- y envuelven al feto.

 

Son las responsables de cuidar al bebé cuando se sufre de algún estrés –por ejemplo cuando se rompe una membrana- y durante las primeras contracciones, son muy eficaces para empujar al bebé hacia el cuello del útero.

 

Durante el embarazo, los niveles de estas hormonas suben y bajan en el cuerpo de la mujer, dependiendo del trimestre en que se encuentre. Cuando llega la hora del parto, la progesterona baja, dando paso al aumento de estrógenos y oxitocina.

 

Una vez que todo se desencadena, el cuello del útero comienza a acortarse y a dilatarse; así el bebé puede salir del cuerpo de la mujer.

 

Las contracciones producen un avance del feto, por el canal pelviano hacia el exterior, gracias al cambio de su mismo cuello y el movimiento de los huesos de la pelvis.

 

¿Todas las contracciones indican parto?

Todo lo descrito anteriormente es en el momento previo y durante el parto. Es muy importante resaltar que durante el embarazo se pueden sentir otro tipo de contracciones, las que son completamente normales, aunque siempre deben ser avisadas al médico tratante o matrona.

 

Estas contracciones son conocidas como las Braxton-Hicks, las que suceden de forma espontánea y no tienen relación con las que llegan en el momento del parto pero cuando la fecha del nacimiento se acerca, estas serán más frecuentes e intensas.

 

Esta situación muchas veces lleva a confusiones, en especial a las mamás que tendrán su bebé por primera vez. Esto es muy común y hay diferencias, con las que se pueden identificar como las reales contracciones de parto.

 

Cómo identificar las reales contracciones de parto

Las contracciones de parto, son muy diferente a las que suceden antes de la fecha final. Se pueden diferenciar por varios puntos, pero lo que más resalta es la frecuencia, el nivel del dolor, el lugar del cuerpo en donde se sienten, que también está relacionado a la intensidad y la duración.

 

En primer lugar, se considera que una mujer embarazada está de parto, cuando sus contracciones son regulares y capaces de actuar sobre el cuello del útero, acortándolo y dilatándolo.

 

Es importante resaltar también que todas las mujeres son diferentes, teniendo cada una un umbral del dolor distinto. En muchos casos se llega a la clínica con falso trabajo de parto y esto se comprueba por el cuello uterino.

 

El trabajo de parto real, se identifica porque las contracciones son cada vez más regulares y rítmicas, pueden durar entre 30 y 70 segundos, con intervalos de diez minutos o menos entre una y otra. El abdomen se pone más “duro” y no desaparecen al descansar o cambiar de posición.

 

Otro punto muy importante es que el dolor se intensifica en la espalda, abdomen bajo y piernas, de manera muy intensa. Hay mujeres que las describen como calambres o fuertes dolores menstruales.

 

¿Existen más contracciones?

El promedio general, es que desde la semana 20 del embarazo, el cuerpo comienza a prepararse para el parto y la futura mamá comienza a sentir las contracciones de Braxton Hicks, en las cuales el útero se empieza a preparar para lo que será el nacimiento.

 

Es importante recordar que estás son más suaves, no tienen una frecuencia constante y pueden durar solo unos segundos. Ya cuando la fecha de término llega, el escenario es completamente diferente.

 

Las contracciones tienen intervalos máximos de 10 minutos, son fuertes e incluso dolorosas, además sin importar la posición que tome la mujer, estas no pasan y así se abre camino al nacimiento.

 

Pero una vez que el bebé ha nacido, el útero debe seguir contrayéndose para dar paso a que la placenta salga. Esta última, se desarrolla solo durante el embarazo y es la responsable cubrir las necesidades de respiración y nutrición para el bebé.

 

La salida de ella, se produce unos minutos después del nacimiento.

 

Una vez terminado el proceso del parto, el útero debe contraerse para volver a su tamaño original, esto sucede gracias a la lactancia materna; estas contracciones uterinas en el puerperio se conocen como entuertos.

 

Sucede durante los primeros días o semanas del recién nacido, gracias a ellos es que no se presentan hemorragias mientras todo vuelve a la normalidad.

 

Como trabajar el dolor del parto

Hoy en día gracias a la anestesia localizada que se aplica durante el trabajo de parto, conocida como epidural, es que las mujeres pueden dar a luz, sin la necesidad de los fuertes dolores de parto.

 

A pesar de esto, es importante resaltar que la previa a esta inyección, que se aplica en la columna y adormece desde la cintura hacia abajo, las embarazadas pueden hacer diferentes tipos de ejercicios corporales, de respiración y meditación. Acompañadas por su matrona, quien irá guiando en todo momento.

 
btn-cta-ginecologia

Conoce nuestro equipo médico y

reserva tu hora de maternidad
Compartir en Redes Sociales
Share on facebook
Share on whatsapp
Share on twitter