fbpx

Convivencia de recién nacidos y mascotas

Contenidos

Al igual que los niños, las mascotas también sienten celos con la llegada de un nuevo integrante a la familia. Es importante mantener los cuidados y manifestaciones de cariño con los animales, para que no se sientan desplazados por la llegada del bebé, y aprender a guiar la relación entre ambos.

 

Los niños tienen más probabilidades que los adultos de ser mordidos por un animal doméstico, incluyendo la mascota de la familia, y estas aumentan cuando se suma un nuevo integrante donde previamente vivía una mascota.

 

A los pequeños les cuesta distinguir entre su animal y un juguete, por lo que es más fácil que se lleven algún mordisco por haberles molestado o hecho daño sin querer.

 

“Hay que observar cuidadosamente la reacción del animal y no dejarlo nunca a solas con el recién nacido. A las dos o tres semanas, lo habitual sería que el animal ignorara al bebé e, incluso, llegue a disfrutarlo.Sin embargo, es mejor estar pendiente cuando ambos estén juntos por muy bien que parezcan llevarse”, recomienda el Dr. Sergio Ambiado, neonatólogo de Clínica INDISA.

 

Si quiere adquirir un animal doméstico para que le haga compañía a su hijo, mejor espere a que tenga la suficiente edad para colaborar en su cuidado, es decir, alrededor de los seis años.

 

Precauciones

 

1. Elija una mascota de fácil trato. Un animal adulto es buena elección, ya que los cachorros muerden más y tienen demasiada energía. Evite animales adultos que se hayan criado en casas sin niños.

2. Trate a su mascota con cariño y respeto para que aprenda a disfrutar de la compañía de los humanos.Por ejemplo, no le ponga a un perro una correa muy apretada o corta, ya que el sentirse privado de libertad podría volverlo ansioso o agresivo.

3. No deje nunca a un pequeño a solas con un animal. La mayoría de las mordidas ocurren cuando el niño y la mascota están jugando acaloradamente y el niño no se da cuenta de que el animal se está excitando demasiado.

4. Enséñele a su hijo o hija que no debe acercar su rostro al animal.

5. Controle que su hijo no fastidie a la mascota agarrándole la cola o quitándole un hueso o juguete. Y que no lo moleste cuando está durmiendo o comiendo.

6.Vacune a todos los animales domésticos contra la rabia, tanto gatos como perros.

Conoce nuestro equipo médico y

reserva tu hora Médica
Compartir en Redes Sociales
Share on facebook
Share on whatsapp
Share on twitter