fbpx

¿Cómo calificas tu experiencia en nuestra página?

¡Gracias por tu respuesta!

¿En qué podemos mejorar?

¿Te gustaría dejarnos algún

comentario adicional? (Opcional)

ENVIAR

¡Muchas gracias!

Estamos trabajando para brindarte una mejor experiencia

¿Cuándo nos debemos preocupar por el dolor testicular?

¿Cuándo nos debemos preocupar por el dolor testicular?

Doctor muestra radiografía testicular a paciente.
La mayoría de los hombres, en más de una ocasión, puede presentar dolor localizado en los testículos, el cual, con el paso de las horas o los días, mejora en forma espontánea o, por el contrario, persiste o empeora de manera progresiva.

Contenidos

Como indica el urólogo de Clínica INDISA, Dr. Carlos Bejarano, el dolor puede entenderse como un signo de alarma que da aviso sobre un problema que presenta un órgano y desde ese punto de vista no es normal que exista dolor testicular, aunque algunas veces la causa de esta dolencia tenga origen en una alteración leve o de carácter transitorio. El especialista agrega que “los testículos, a diferencia de otros órganos alojados en la cavidad abdominal o pélvica, están más expuestos en el escroto, sin muchas barreras anatómicas que los protejan, de modo que, la gran mayoría de las veces, la presencia de dolor testicular leve, transitorio y ocasional tiene origen en pequeñas compresiones o traumatismos locales”.

 

 

¿Cuáles son las principales causas del dolor testicular?

 

El Dr. Carlos Bejarano nos comenta que existen diversas causas para los casos de dolor, entre ellas:

 

1. Presencia de varicocele (várices del cordón espermático): suele producir dolor de intensidad leve o moderada, asociado con el ejercicio o algunos movimientos.

 

2. Inflamaciones o infecciones (orquitis o epididimitis) ocasionadas por virus que circulan en el ambiente, bacterias que producen infección urinaria u otras que se adquieren durante las relaciones sexuales sin protección.

 

3. Torsión del testículo. En este caso, el testículo gira y la irrigación sanguínea testicular disminuye o se interrumpe por completo, poniendo en riesgo la vitalidad del tejido. Se presenta principalmente en niños, adolescentes y adultos jóvenes.

 

4. Patologías tumorales: aunque el cáncer de testículo puede producir dolor, se debe tener en cuenta que muchas veces el dolor testicular es leve o incluso puede estar ausente.

 

5. Trauma: un golpe o compresión en la zona genital puede generar dolor y daños graves, según la magnitud de la lesión.

 

6. Patologías de carácter benigno, como quistes o hidrocele de tamaño significativo, también pueden producir dolor.

 

7. Dolor propagado o irradiado: hay condiciones que, sin comprometer directamente el testículo, pueden asociarse con dolor testicular, por ejemplo el cólico renal, producto de cálculos en las vías urinarias, o las hernias inguinales.

 

 

 

¿Qué sucede cuando un testículo es de mayor tamaño que el otro?

 

El urólogo de Clínica INDISA señala que es normal que exista una leve asimetría en el tamaño y la posición de los órganos pares. Tal es el caso de los riñones, de los ovarios en la mujer y de los testículos.

 

 

“Sin embargo, la diferencia de tamaño en los testículos debe ser mínima y cualquier variación rápida del volumen testicular (ya sea crecimiento o disminución) debe motivar una consulta urgente con el especialista. La gran mayoría de los tumores o cáncer testicular se manifiesta inicialmente con aumento del volumen del testículo (crecimiento veloz y aumento de la consistencia) antes que el dolor”, recalca el especialista.

 

 

El Dr. Bejarano es enfático en sostener que “los hombres no deben temer consultar al urólogo si presentan dolor u otras alteraciones en sus testículos, porque el diagnóstico a tiempo de algunas de las patologías que causan estos síntomas es indispensable para conservar la salud sexual y reproductiva. Y en el caso de los tumores testiculares puede significar la diferencia entre la vida y la muerte”.

 

 

¿Cuáles son las consecuencias de no tratar las causas que llevan al dolor testicular?

 

Es indispensable precisar cuál es el problema específico que motiva el dolor testicular, mediante la entrevista y el examen físico durante la consulta y pruebas de laboratorio o exámenes de imágenes (en particular la ecografía testicular).

 

“Todo esto debe hacerse de manera rápida y oportuna, ya que hay patologías que requieren tratamiento inmediato para evitar el daño en el testículo (torsión del cordón espermático), las secuelas a largo plazo que disminuyen o alteran la fertilidad (las orquiepididimitis infecciosas o los varicoceles) o, en el peor de los escenarios, que pongan en riesgo la vida del paciente (cáncer testicular)”, añade el urólogo de Clínica INDISA.

 

 

¿Cuáles son sus tratamientos?

 

El tratamiento puede partir en casa con algunas medidas generales que recomienda el Dr. Carlos Bejarano:

 

Uso de suspensor escrotal o ropa interior algo ajustada.

 

Compresas frías o hielo local en forma intermitente, en períodos de 20-30 minutos.

 

Toma de una dosis de analgésico común.

 

Si con estas medidas el dolor no cede o empeora, es indispensable consultar al especialista en forma programada o al servicio de urgencias, o si además del dolor se presentan otros signos de alarma: fiebre, náusea, vómito, aumento del volumen, etc.

 

 

Opciones de tratamiento

 

Una vez hecho el diagnóstico, se indicará el tratamiento acorde con la causa probable.

 

Analgésicos/antiinflamatorios en dosis y lapso apropiados, según cada paciente.

 

Antibióticos específicos en los casos comprobados o muy sospechosos de infecciones bacterianas.

 

Cirugía urgente en casos de torsión testicular, tumor testicular o complicaciones infecciosas (abscesos) o derivadas de trauma local (hematomas, heridas).

 

Cirugía diferida o programada: en casos de patologías benignas que no pongan en riesgo la vida o la funcionalidad del órgano y que, por lo tanto, pueden dar un lapso de espera, o ser tratadas inicialmente con fármacos para disminuir los síntomas (varicocele, hidrocele, quistes, torsión de hidátide testicular, etc.).

 

Tratamiento farmacológico o quirúrgico de otras patologías que secundariamente pueden producir dolor testicular: cólico renal, hernias inguinales, testículo en “ascensor”, neuropatía diabética, dolor testicular crónico idiopático (sin causa aparente).

 

 

 

¿Qué cuidados hay que tener en los tratamientos?

 

En general, las recomendaciones principales se pueden resumir en lo siguiente:

 

No automedicarse. Evitar tomar medicamentos sin prescripción médica.

 

Seguir al pie de la letra las indicaciones de su médico. Acudir a los controles.

 

Consultar en forma oportuna. Recordar que no solo el dolor es un signo de alarma (el cambio de tamaño o de la consistencia del testículo de forma abrupta puede ser indicio de patologías graves, como el cáncer de testículo).

 

Tener en cuenta las posibles secuelas derivadas de la consulta o del tratamiento tardío: infertilidad, daño irreversible del tejido testicular, dolor crónico, etc.

 

 

¿Qué medidas son útiles para prevenir este problema?

 

No siempre se pueden prevenir los síntomas, sin embargo, el Dr. Carlos Bejarano puntualiza que son muy importantes las siguientes medidas:

 

Todos los hombres deben hacerse un autoexamen en forma periódica para poder detectar cambios relacionados con el tamaño o la consistencia de los testículos.

 

Deben protegerse durante la práctica de actividades riesgosas o deportes de contacto.

 

Practicar el sexo seguro (pareja única, uso de preservativo).

 

Vacuna de la parotiditis: esta infección viral puede producir orquitis (inflamación del testículo) e infertilidad en algunos casos. La vacuna está incluida en el plan obligatorio de vacunación infantil (al año y a los 6 años), y también puede aplicarse una dosis de refuerzo entre los 20 y 30 años.

 

 

Recuerda que si eres parte de los hombres que padecen de dolor testicular, te recomendamos visitar pronto a un especialista. En Clínica INDISA, contamos con un equipo de urólogos altamente capacitados, cada uno de ellos comprometido con tu salud y disponible para aclarar todas tus dudas, evaluar tu situación e iniciar, si así lo determina, el tratamiento más adecuado para ti.

 

 

Dr. Carlos Bejarano,
urólogo de Clínica INDISA.

Conoce nuestro equipo médico y

reserva tu hora de urología
Compartir en Redes Sociales
Share on facebook
Share on whatsapp
Share on twitter