fbpx

¿Cómo calificas tu experiencia en nuestra página?

¡Gracias por tu respuesta!

¿En qué podemos mejorar?

¿Te gustaría dejarnos algún

comentario adicional? (Opcional)

ENVIAR

¡Muchas gracias!

Estamos trabajando para brindarte una mejor experiencia

¿Cómo saber el sexo del bebé?

¿Cómo saber el sexo del bebé?

Contenidos

Esta es una de las dudas más llamativas durante el embarazo y existen muchos mitos relacionados. Una ecografía en el momento preciso puede dar esta luz a los futuros padres.

 

Desde antes de quedar embaraza, la pareja muchas veces sueña con qué será su hijo. Si llegara un niño, ya tiene un listado o ideas del cómo será: Color de ojos, pelo, pestañas.

 

Qué cosas le regalaran antes y después de nacer. Si será una niña ya tendrán pensando un listado de nombres e incluso, es probable que la futura abuela ya comience a tejer chalecos rosados para su primer invierno.

 

Una vez que el embarazo es confirmado -por un test, examen de sangre o ecografía-, las semanas comienzan a avanzar y esta ansiedad de poder llamar con su propio nombre a esa cosa pequeña que se encuentra dentro del cuerpo de la mamá, es aún más fuerte.

 

En especial para los padres, quienes tienen la necesidad de comprar cositas pequeñas en color azul o rosa. Todos estos sentimientos son cada vez más potentes y en la actualidad pueden tener una respuesta antes del nacimiento.

 


 

En qué semana se puede saber a ciencia cierta

El sexo del bebé es algo completamente involuntario, es decir, no se puede hacer nada más que dejarse sorprender.

 

Existen técnicas naturales, como cambiar la alimentación, tener relaciones sexuales en fechas exactas para concebir según la luna, el sol, las estrellas y más prácticas sorprendentes que algunas parejas han realizado en la búsqueda de un género definido.

 

Una vez que la mujer está embarazada, el pensamiento popular es que aquellas mamás que esperan un hombre se sienten mejor y se ponen incluso más lindas. Mientras que mujeres que gestan niñas, -dicen-, pierden toda su figura y tienen náuseas, casi hasta el último día del embarazo.

 

Lo cierto es, que nada está comprobado que funcione a cabalidad, más que la maravilla de tener un niño o una niña en los brazos.

 

Así era –y aún también lo es- como existen muchos mitos populares en relación en el cómo saber el sexo antes del parto. Actualmente y gracias a la tecnología, se puede afirmar de manera certera, alrededor de la semana 18 de gestación, y así comenzar a preparar el nido para el recién nacido.

 

Esto se hace comúnmente a través de una ecografía, en la que se evalúa el estado del bebé. Como sorpresa final, el doctor entrega la información, a la ansiosa pareja, que ya quiere nombrar con amor a su futuro hijo.

 

Es importante resaltar que para saber el sexo del bebé, también se deben dar ciertas condiciones, es decir, hay casos en que no se puede saber porque el feto se encuentra de espaldas o tiene el cordón cruzado entre las piernas.

 

También por antecedentes como obesidad de la madre, escasez de líquido amniótico, entre otras cosas.

 

Durante la ecografía de las 18 semanas, se demuestra que es un niño a través de las bolsas escrotales (donde se ubican los testículos) y el pene. En el caso de las niñas se da cuenta de ausencia de órganos masculinos y en ocasiones pueden verse los labios mayores.

 

Anterior a las 18 semanas, el sexo del bebé, se informa solo como una probabilidad, pero esto puede cambiar en el trayecto del embarazo porque sus órganos no están 100% desarrollados. El progreso de los órganos sexuales de un feto comienza durante de la semana seis de gestación.

 

Es por eso, que algunos especialistas se arriesgan a dar la noticia a los futuros padres al inicio del segundo trimestre (semana 10-11), la cual puede cambiar y también depender de la posición del feto en el momento de la ecografía que entrega esta información con exactitud.

 

Qué otros exámenes pueden determinar el sexo del bebé

Las ecografías son el método más común para poder saber el sexo del bebé y tienen solo un 5% de margen de error, generalmente producido porque el feto no se deja ver. Pero hay otros análisis que pueden dar cuenta de esta interrogante: Amniocentesis, prueba de sangre a las 14 semanas y test de orina.

 

A continuación se detalla cada uno:

• Amniocentesis: Se trata de un examen invasivo, que solo se indica en caso de riesgo o que el feto tenga alteraciones cromosómicas. La evaluación ecográfica realizada entre las 11 a 14 semanas, puede indicar una mayor probabilidad de que el ser en gestación, sea portador de una alteración genética; en ese caso procede realizar una amniocentesis o tomar una muestra de sangre materna, para precisar el diagnóstico.

 

Al realizar el estudio de los cromosomas para detectar posibles anomalías se puede descubrir el sexo del bebé. Este análisis solo se realiza con el objetivo único de poder descartar patologías y entregará el sexo de manera certera antes de la semana 20. No es recomendado solo para saber si será un niño o una niña.

 

• Prueba de sangre: A las ocho semanas, se puede realizar un examen de sangre para buscar los cromosomas masculinos y si no hay, será porque se trata de una niña. Este se realiza en caso de enfermedades genéticas que aplican a un solo sexo.

 

De la misma forma del anterior, la práctica de este análisis es para descartar patologías, no tiene como principal función descartar el sexo del bebé.

 

Se vende en las farmacias y se puede realizar en las casas. No es 100% certero y puede fallar, en especial, si la mamá está tomando hormonas o si es un embarazo múltiple. Este test lo venden solo en algunas farmacias de Chile.

 

En conclusión, la ecografía de la semana 18 o más es la más certera y menos invasiva de todos los análisis anteriormente mencionados.

 

¿Qué determina el sexo del bebé?

El sexo del futuro bebé será determinado por el espermatozoide, es decir que el papá es el responsable de cargar el cromosoma sexual.

 

Las células del ser humano están computas por 46 cromosomas. El par 23 está la información que decide el sexo, en el caso de las mujeres se conoce como cromosoma XX y en el caso de los hombres como el XY.

 

Las células sexuales llevan estos cromosomas, en el caso de los óvulos siempre llevan X, mientras que los espermatozoides pueden ser X o Y.

 

En el momento que el óvulo (X) es fecundando por un espermatozoide, depende del que logre llegar primero, si será una niña o un niño. Para que sea hombre, debe ser uno cargado con Y, en este caso el cromosoma será XY. Para que sea niña debe ser cargado con X y será una conjugación de XX.

 

Los embarazos múltiples dan cuenta del sexo del bebé

En estos casos sí se puede dar cuenta si se tratará de dos niñas, niños o uno y otro, pero puede ser más complejo, ya que uno u otro se pueden tapar y no dejarse con claridad. Todo depende del momento de la ecografía y la “tranquilidad” de los bebés mientras esta se realice.

 

Si bien el sexo del futuro bebé es una noticia que alegra a toda la familia, es importante vivir el proceso del embarazo con calma y esperar que cada cosa avance según sus necesidades. La naturaleza es sabia y en cada proceso de la gestación entrega luces de esta nueva vida, que los futuros padres tendrán en sus manos.

 

Conoce nuestro equipo médico y

reserva tu hora de ginecología
Compartir en Redes Sociales
Share on facebook
Share on whatsapp
Share on twitter