fbpx

Entrenamiento y retorno deportivo en pandemia

Contenidos

La pandemia que estamos viviendo ha provocado un sin número de alteraciones en los hábitos de las personas, siendo los deportistas uno de los grupos más afectados. Esto porque es muy probable que, al no poder practicar habitualmente, vean alterados factores físicos, técnicos y psicológicos, y como efecto de ello, cuando regresen a la actividad una vez superada y/o normalizada la crisis sanitaria, los riesgos de lesiones aumentarán, tal como señala el Dr. Nicolás Fontecilla, traumatólogo de Clínica INDISA: “La ansiedad y el estrés generado durante este período influyen directamente en la concentración y en el rendimiento del deportista. Este requiere estar 100% concentrado en su actividad para evitar lesiones musculo esqueléticas”.

 

Así, durante el confinamiento, un grupo importante ha intentado mantener algún tipo de rutina deportiva. Sin embargo, esto ha requerido modificar la práctica habitual por la falta de espacio o por el encierro, lo que conlleva a realizar ejercicios diferentes a los acostumbrados, produciendo muchas veces dolores o molestias en músculos y/o tendones que originan la famosa tendinitis.

 

“La sobrecarga de un grupo muscular que no se encuentra en óptimas condiciones genera muchas veces inflamación y dolor. Esto, sumado a entrenamientos sin el equipamiento adecuado y la falta de elongación y fortalecimiento muscular, son las principales causas de la aparición de las lesiones, siendo algunas de las más frecuentes la tendinitis aquiliana, tendinitis rotuliana, fascitis plantar y contracturas musculares, entre otras”, explica el Dr. Fontecilla.

 

Por otro lado, entre quienes realizan deportes colectivos, como los futbolistas, son tres los aspectos más relevantes que, según el traumatólogo, deben trabajar para obtener un adecuado retorno deportivo: físico, técnico y psicológico.

 

El primero consta netamente de trabajo muscular aeróbico y anaeróbico que se haya logrado mantener con los entrenamientos en la casa, que deberán optimizarse durante el retorno. El segundo, probablemente el más difícil de mantener, se refiere al trabajo con el balón. La sensibilidad en los pases, el golpe a la pelota y los gestos técnicos propios del juego, sin duda que se verán afectados, ya que -como explica el especialista- se pierde agilidad, velocidad y potencia, entre otros. El tercer aspecto, el psicológico, es clave para que el deportista recupere su nivel óptimo. “La ansiedad es un factor muy relevante en el desempeño deportivo, y el encierro durante la pandemia tiende a aumentar los niveles de estrés y desconcentración. La falta de entrenamientos y de juego en equipo repercuten directamente no solo en el desempeño individual, sino que también en el rendimiento colectivo”, detalla el doctor.

 

De tal modo, es imperativo que para un buen retorno a la actividad, el deportista logre un adecuado acondicionamiento físico, recupere la técnica propia del deporte que practica y que psicológicamente esté en buenas condiciones.

 

Cabe destacar que cada persona puede verse afectada de distinta manera en estos tres factores, y en los casos de deportistas de alto rendimiento será importante una adecuada evaluación para obtener un óptimo retorno deportivo.

 

Recomendaciones de práctica deportiva durante la pandemia:

Si bien cada deportista tiene sus propias afecciones, el traumatólogo de Clínica INDISA entrega algunas sugerencias generales que pueden resultar de gran ayuda al momento de regresar al deporte competitivo:

 

a) Durante la pandemia es muy importante mantenerse activo. Hacer ejercicios de fortalecimiento muscular y elongación al menos 3-4 veces a la semana. Idealmente, poder complementar con alguna actividad aeróbica. Si existen restricciones para salir a trotar a la calle o bien no se cuenta con el espacio físico adecuado, el uso de bicicletas estáticas, rodillos, trotadoras o elípticas son de gran ayuda. “Mi recomendación es tener asesoría técnica para realizar una rutina balanceada en los distintos grupos musculares, enfocada en el deporte específico que cada uno practica. Hoy, existen aplicaciones de entrenamiento en el celular que permiten dar pautas generales. Si bien pueden ser de gran ayuda, están lejos de ser un entrenamiento personalizado y enfocado en las necesidades personales de cada deportista”, indica Dr. Fontecilla. Sugiere entrenamientos dirigidos por kinesiólogos o preparadores físicos, ya que permiten obtener un mejor rendimiento y disminuyen la posibilidad de aparición de lesiones por sobrecarga. La utilización de teleconferencias es una gran herramienta para poder efectuar estas evaluaciones sin tener que salir de casa.

 

b) El mantener una adecuada condición física no depende completamente de cuánto ejercicio realicemos. La forma en que nos alimentamos juega un rol fundamental para evitar subir de peso. Como mencionamos anteriormente, el encierro produce mayor ansiedad, lo que se puede ver traducido en alteraciones importantes en los alimentos y bebidas que consumimos. “Es muy importante tener una alimentación balanceada, evitar los carbohidratos, ácidos grasos y bebidas alcohólicas en exceso. Todas ellas predisponen al aumento de peso e impiden una adecuada recuperación muscular. En caso de producirse un aumento de peso significativo, es aconsejable una evaluación nutricional con un especialista para un adecuado manejo”, recomienda el especialista.

 

c) La actividad deportiva permite bajar los niveles de ansiedad, siendo de gran ayuda para evitar desórdenes psicológicos y de alimentación. Sin embargo, es muy importante buscar otras actividades recreativas que permitan distracción para mantener un buen estado emocional. Se ha observado un incremento relevante en los tiempos destinados a ver televisión. Si bien en tiempos razonables puede ser una herramienta de distracción adecuada, hay que evitar el abuso durante períodos prolongados. Se puede complementar con otras actividades, como leer un libro, juegos de mesa, actividades manuales, etc.

 

d) En el caso de la aparición de algún malestar durante o posterior a la realización del entrenamiento (diferente al dolor muscular habitual tras un entrenamiento intenso), es recomendable detener los ejercicios para evitar una lesión mayor. En caso de persistir la molestia a pesar del reposo, se recomienda la evaluación de un traumatólogo para una correcta evaluación, estudio y tratamiento de la lesión. “El incorrecto manejo inicial de estas lesiones generan dolores crónicos que a posterior requieren de un manejo más agresivo y de mayor tiempo de duración”, finaliza el especialista médico, Nicolás Fontecilla.

 

 

Conoce nuestro equipo médico y

reserva tu hora de traumatología
Compartir en Redes Sociales
Share on facebook
Share on whatsapp
Share on twitter