fbpx

¿Eres parte del 80% que sufre estreñimiento?

Contenidos

De todas las personas que sufren de estreñimiento, el 80% son mujeres, una razón para envidiar el cuerpo de los hombres. Muchos factores influyen en esta desventaja, como las hormonas, el estrés, la predisposición genética, los hábitos alimenticios, factores sicológicos como la ansiedad, y el hecho de que en general tenemos una vida más sedentaria que el hombre.

 

En fin, las mujeres tenemos una mayor predisposición a sufrir estreñimiento. Por cada hombre hay tres mujeres a las que les cuesta ir al baño.

 

“Habitualmente, por comportamiento social el sexo femenino es más reticente al uso de baños no propios y por ende genera prolongación del tiempo de evacuación, además existen cambios anatómicos que generan mayor tortuosidad del marco colonico”, explica el Dr. Freddy Squella, gastroenterólogo de Clínica INDISA.

 

El estreñimiento pasa porque la acción muscular normal del colon no funciona bien, es decir, el movimiento peristáltico se detiene temporalmente o funciona muy lento.

Las causas pueden ser muy variadas:

 

Edad avanzada.
Cambios hormonales durante el embarazo y la menopausia.
Falta de ejercicio.
Deshidratación severa.
Estrés

 

Es importante tener en cuenta que hay ciertos alimentos que retrasan el movimiento intestinal como el pan blanco, la leche, la carne, el arroz y los quesos; y otros que lo activan como el pan integral, las frutas y las verduras crudas.

 

Solucionar el problema con laxantes es un arma de doble filo. Puede funcionar, pero con el tiempo provoca irritación e inflamación crónica del intestino, y degeneran las mucosas del aparato digestivo. Lo mejor es cambiar la alimentación, y si el estreñimiento se prolonga en el tiempo es mejor ir donde un especialista.

 

“El uso prolongado de laxantes  puede tener efectos adversos a largo plazo, además puede producir trastornos de los electrolitos si se usan en dosis elevadas”, señala el Dr. Squella.

 

Te preguntarás entonces cuál es la solución, si tomar laxantes no es recomendado. La respuesta es simple. “Tener una dieta rica en fibras, hacer ejercicio regularmente, ingerir líquidos en cantidades adecuadas y evitar alimentos constipantes como arroz, carmes rojas, chocolates, y quesos”, comenta el especialista.

 

Hacer dieta a base de carne y ensaladas es una pésima idea porque son pobres en contenidos de fibra, que es un elemento clave para este trastorno. Para evitar problemas la dieta correcta debe ser variada, equilibrada y contener frutas y verduras.

 

Pero no todo tiene relación con los hábitos, hay un tema genético que también hace lo suyo. Por ejemplo, las hormonas reproductivas que están presentes durante el embarazo son las encargadas de evitar la contracción de los músculos del útero, sin embargo, también afecta el movimiento de los músculos del colon. En estos casos, comer harta fibra y hacer natación puede ayudar.

 

Colaboración: Dr. Freddy Squella, Gastroenterólogo de Clínica INDISA.

 

Conoce nuestro equipo médico

reserva tu hora de gastroenterología
Notas relacionadas

Conoce nuestro equipo médico y

reserva tu hora de gastroenterología
Compartir en Redes Sociales
Share on facebook
Share on whatsapp
Share on twitter