fbpx

Teletrabajo, la nueva forma de trabajar en cuarentena

Contenidos

La campaña nacional de aislamiento o distanciamiento social, que han fomentado incansablemente el Gobierno y los médicos como herramienta esencial para detener la propagación del coronavirus en nuestro país, ha impulsado -para muchos- una nueva modalidad de trabajo, el teletrabajo. De hecho, hace pocos días se promulgó la ley que lo regula.

 

Debemos considerar que la masividad del teletrabajo en este momento responde a una contingencia. Esa variable debe ser considerada al momento de pensar en las ventajas y en los riesgos del mismo; es decir, esta modalidad no está implementada sobre la base de una planificación sistemática que contemple investigaciones, experiencias masivas en Chile y, menos aún, con la particular situación que estamos viviendo.

 

Ante esto, la psicóloga de Clínica INDISA, Daniela Ulloa, detalla el gran factor protector que puede tener esta modalidad. “Nos mantiene en interacción con el medio sin exponer la salud propia y de otros, aportando al distanciamiento social. Además, disminuye el temor e incertidumbre por una posible pérdida de fuente laboral e ingresos y, fundamentalmente, cuida el sentido de pertenencia a todo lo que conlleva mantener un rol laboral”, señala.

 

Sin embargo esta nueva medida de llevar el trabajo a la casa ha generado muchas dudas y suspicacias sobre cuál es la mejor forma de trabajar desde el hogar, cómo se debe enfrentar y cómo evitar tanto la distracción como el sobretrabajo.

 

“Es muy importante entender que nadie es más experto que otro en este tema, es algo nuevo para todos; es un desafío adicional a todo lo que estamos viviendo, y compartir de manera solidaria y con paciencia en este sentido será muy valioso para aportar a la tranquilidad y no transformarse en una fuente de estrés”, enfatiza la psicóloga de Clínica INDISA.

 

Por otro lado, tal como lo estipula la ley, es esencial la desconexión, que implica que los trabajadores estén desconectados de sus trabajos 12 de 24 horas. La psicóloga Daniela Ulloa sostiene que es vital que al trabajador se le asegure descanso absoluto, ya que si no la sobrecarga y exigencia hacia él pueden desencadenar estados de tensión excesiva, irritabilidad, desánimo y falta de motivación para proseguir con las tareas asignadas.

 

Pero, ¿cómo establecer una rutina de trabajo?, ¿cómo distraerse después de tanto rato frente al computador?, ¿cómo dejar de ser productivos y no caer en la tentación por la rutina doméstica?

 

Ante esto, la profesional de Clínica INDISA recomienda que “se debe considerar que los límites concretos entre el hogar y el trabajo, al ser espacios separados, ya no están presentes, lo que nos exige una mayor capacidad para establecer estos límites y respetarlos. Esto se irá haciendo más presente en la medida que transcurra el tiempo. En lo inmediato, lo más probable es que se esté en un momento de marcha blanca, de adaptación, y así debemos aceptarlo”.

 

Otro aspecto relevante es considerar el aislamiento al que nos puede llevar esta medida. La interacción humana, la construcción de lazos afectivos y el trabajo en equipo son importantes para salud mental, ya que promueven poner en común soluciones creativas y diversas. Nos retroalimentan.

 

“Es muy importante definir los tiempos y límites del trabajo con las otras tareas del hogar, la familia, esparcimiento y descanso. Para ello, es esencial generar espacios de conversación con el fin de conocer y reconocer las dificultades y estrategias que entre compañeros de trabajo están realizando”, finaliza la psicóloga de Clínica INDISA.”.

 

Consejos para un teletrabajo eficiente y no agobiante:

 

Establecer una rutina de trabajo: se debe definir una rutina tan estricta como si se estuviera en la oficina. No se debe considerar al teletrabajo como vacaciones; se deben seguir los mismos hábitos que yendo a trabajar, es decir levantarse temprano, ducharse, vestirse, comer y acostarse a una hora específica.

 

Establecer límites: el trabajo desde la casa no debe traer sobrecarga laboral, es por eso que junto a los empleadores se deben establecer tiempos, límites y metas. Asimismo, mantener una comunicación constante y fluida con el equipo de trabajo.

 

Establecer espacios: para un óptimo trabajo, se debe contar con un espacio definido y sin distracciones. Debe adecuarse tal como en la oficina, con el computador, cuadernos, lápices, y las herramientas que sean necesarias.

 

 

Sin duda, todo esto es más difícil si se vive en familia y con niños, ante lo cual es recomendable tener una organización familiar:

 

Determinar cómo funcionarán los espacios de la casa, donde habrá un espacio para lo laboral y otro para lo familiar.

 

Establecer una rutina familiar, donde se incluyan las tareas domésticas y horarios de estudio, que coincidan con los tiempos en que los adultos trabajan.

 

Definir horarios para todo: tiempo libre, descanso, cena y trabajo.

 

Determinar los espacios de juego, herramienta clave para que los pequeños no distraigan a sus padres en horario laboral.

 

Conoce nuestro equipo médico y

reserva tu hora de psicología
Compartir en Redes Sociales
Share on facebook
Share on whatsapp
Share on twitter