fbpx

¿Cómo calificas tu experiencia en nuestra página?

¡Gracias por tu respuesta!

¿En qué podemos mejorar?

¿Te gustaría dejarnos algún

comentario adicional? (Opcional)

ENVIAR

¡Muchas gracias!

Estamos trabajando para brindarte una mejor experiencia

Todo lo que necesitas saber sobre Lumbago

Todo lo que necesitas saber sobre Lumbago
mujer con la mano en su espalda con signos de dolor

Contenidos

¿Alguna vez has tenido un intenso dolor en la zona baja de la espalda que incluso te ha impedido moverte? Si la respuesta es sí, entonces, lo más probable es que estabas ante un cuadro de lumbalgia, segunda patología más frecuente a nivel mundial después de las enfermedades respiratorias. De hecho, se estima que cerca de un 80% de los chilenos entre los 18 y 45 años ha acudido al menos una vez al médico por este padecimiento.

 

Independiente si es ocasionado por nuestra postura, un mal movimiento al hacer ejercicio o la incomodidad de pasar muchas horas sentado frente al computador, el tratamiento del lumbago tiene, en la actualidad, resultados más que positivos. El Dr. Andrés Lisoni, traumatólogo especialista en columna de Clínica INDISA, explica que “a pesar de convertirse en la principal causa de licencias médicas de más de siete días, el lumbago o lumbalgia tiene buen pronóstico. De hecho, en la gran mayoría de los casos el dolor cede de manera significativa dentro de las primeras tres semanas del cuadro clínico, desapareciendo casi por completo alrededor de los 2 meses”. Aquí te dejamos todo lo que tienes que saber respecto a la salud de tu columna y como puedes aliviar ese malestar.

 

 

Pero ¿Qué es el lumbago?

 
Se entiende como dolor intenso en la parte baja de la espalda, entre las últimas costillas y los glúteos y que a veces puede expandirse hacia las piernas. Estas molestias limitan los movimientos, impidiendo actividades cotidianas; por eso, aunque no es algo grave, puede ser muy invalidante y doloroso. De hecho, existen diversos tipos de lumbago:

 

Lumbago Puro: Cuando hay presencia de dolor en la zona lumbar, que no sobrepasa el pliegue de los glúteos, sin irradiación a las piernas. Su origen puede ser multifactorial, desde cosas traumáticas, hasta posiciones viciosas prolongadas.
 

Lumbago Esclerotogeno o Facetario: Se origina en las articulaciones de la parte posterior de la columna y se caracteriza por el dolor en la extensión de la columna y en las posiciones estáticas prolongadas, por ejemplo, cuando se está mucho tiempo de pie o sentado recto.
 
• Dolor Lumbociática o Radicular: El dolor se irradia por compromiso de las raíces o nervios que forman parte del nervio crural o femoral, que son los que inervan las piernas. La distribución del dolor dependerá del nervio comprometido.
 
• Dolor Lumbar Atípico: Tipo de dolor con un patrón no especificado. Generalmente, se produce por trastornos emocionales o tensionales.
 
• Dolor tipo claudicación neural intermitente: Común en personas mayores o de edad más avanzada, está relacionado a una estrechez significativa del conducto raquídeo. Normalmente produce dificultad para caminar por debilidad en las piernas.

 

En ciertos casos, el dolor lumbar es producto de otra patología o condición. Para descartar, el Dr. Andrés Lisoni indica, “se debe determinar si hay otros antecedentes o síntomas asociados, como por ejemplo una baja de peso sin explicación, antecedente de cáncer, fiebre prolongada, traumatismos, cirugías de columna recientes o pérdida del control de esfínteres, de fuerzas o de sensibilidad en las extremidades inferiores, dolor nocturno, si son menores de 15 o mayores de 55 años, y si lleva más de seis semanas de dolor que no cede a tratamiento habitual. A estos los llamamos Red Flags o banderas rojas (…) Con exámenes de imágenes o laboratorio, podemos saber si el paciente debe ser derivado a un cirujano de columna para continuar con otro tipo de tratamiento.”

 

¿Por qué se produce?

 
Continuando con nuestro traumatólogo de Clínica INDISA, el lumbago generalmente se produce por un movimiento de rotación o flexión repentino e incontrolado del tronco. Sin embargo, hay factores que aumentan el riesgo de padecer esta patología, los que están relacionados con nuestra rutina de trabajo, estilo de vida y consumo de ciertos productos:
 
Obesidad y sedentarismo: El sobrepeso está ligado a lesiones en músculos y discos vertebrales, por eso la importancia de mantener un buen estado físico, hacer deporte y fortalecer la musculatura de la espalda, lo que se logra trabajando los abdominales.
 
-Trabajos de mucha fuerza o con mala postura: Se deben evitar en caso de tener una lesión o malestar en la espalda. Por consiguiente: “quienes realizan labores de levantamiento manual de carga deben contar con una capacitación adecuada para ejecutar correctamente los movimientos y no contracturar o desgarrar la musculatura”. Por otro lado, si trabajas en modalidad teletrabajo, desde una silla poco cómoda, sentado en tu cama y además pasas mucho tiempo frente a una pantalla, puedes estar arriesgando la condición de tu columna. Una silla y escritorio ergonómico facilitarán nuestro día a día y quitarán peso de encima.
 
-Tabaquismo. El consumo de cigarrillos está asociado a la aparición de discopatías, pues altera el flujo sanguíneo que nutre a los discos intervertebrales.
 
 

¿Cuáles son los síntomas?

 
Los más frecuentes son los siguientes, pero no necesariamente excluyentes:
 
-Dolor agudo o invalidante en la zona de la espalda prolongado en el tiempo
 
-Dolor en alguna extremidad del cuerpo
 
-Síntomas neurológicos, como anestesia de alguna zona determinada del pie o la pierna y déficit de fuerza
 
-Fiebre
 
-Desviación de la espalda por la contractura

 

¿Cuál es el tratamiento del lumbago?

 
En la mayoría de los casos, como no existen indicios de otras enfermedades graves, el tratamiento se enfoca en el alivio del dolor. Por lo general, se recetan medicamentos como antinflamatorios, analgésicos y relajantes musculares en forma combinada, junto con medidas físicas como calor local y una pauta de ejercicios de fortalecimiento de los músculos del abdomen y de la zona lumbar.
 
Aun así, para el equipo médico de traumatología, lo más recomendable será mantenerse activo siempre y cuando el dolor así lo permita, pero, evadiendo grandes esfuerzos como flexionar el tronco de manera prolongada o levantando objetos pesados mientras dure la sintomatología. Asimismo, evita el reposo en cama, ya que este se asocia a problemas como pérdida de masa muscular, rigidez articular, pérdida de densidad ósea y mala calidad de vida a futuro.

 

Consejos para prevenir estas molestias

 
El Dr. Andrés Lisoni afirma que la mejor forma de prevenir el lumbago es teniendo un buen balance muscular, hacer deporte de manera regular y no fumar, “ya que cuando se fuma, el flujo sanguíneo se altera, afectando a la irrigación del disco y de las estructuras de la columna”. Asimismo, recomienda tener cuidado al mover objetos pesados y hacerlo con precaución, idealmente agacharse doblando las rodillas y no el tronco.
 
1. Duerme de lado ligeramente en posición fetal
 
2. Usa un colchón más duro que blando junto a una buena almohada, así mantienes alineada la columna
 
3. Trabaja el estrés pues influye mucho en el dolor de espalda
 
4. Pon atención a las posturas diarias que se adoptan
 
5. Realiza actividad física regularmente para tonificar los músculos. La natación y los abdominales ayudan a cuidar la espalda
 
6. Ten una buena postura al estar sentado. Un buen truco para sentarse es poner las articulaciones de la rodilla, cadera y codos en 90°
 
7. Cuida tu peso, ya que un exceso puede varias la curvatura de la columna

 

Estamos seguros de que, con estos consejos, podrás cuidar la salud lumbar de ti y de quienes te rodean.
 
 

Dr. Andrés Lisoni
Traumatólogo de Clínica INDISA

Conoce nuestro equipo médico y

reserva tu hora Médica
Compartir en Redes Sociales
Share on facebook
Share on whatsapp
Share on twitter