fbpx

Todo lo que tienes que saber sobre cataratas y su cirugía

Contenidos

Si ya tienes más de 60 años y sientes que tu visión está nublada, como si miraras a través de una ventana empañada, existe la probabilidad que tengas los cristalinos opacos, es decir cataratas. Esto corresponde a la pérdida de la transparencia normal del cristalino del ojo, lo que dificulta tareas simples y cotidianas como leer, ver una pantalla o conducir un auto (especialmente de noche).

 

Cabe destacar que la mayoría de las cataratas, se desarrollan lentamente y no alteran la visión en etapas tempranas. Sin embargo, con el tiempo, terminarán interfiriendo en la visión y podrías necesitar una cirugía.

 

Afortunadamente, la cirugía de cataratas, por lo general, es un procedimiento seguro y eficaz, tal como indica el cirujano oftalmólogo de Clínica INDISA, Gonzalo Taborga.

 

¿Cómo se producen las cataratas?

En la mayoría de los casos, las cataratas se manifiestan como un fenómeno degenerativo secundario a la edad o por una lesión directa. En este último caso, se denominan como “traumáticas”. Sin embargo, hay que considerar que algunos trastornos genéticos hereditarios pueden aumentar el riesgo de padecerlas o ser provocadas por otras afecciones oculares, operaciones anteriores de ojos o enfermedades como la diabetes, ya que  el uso de medicamentos esteroides a largo plazo también puede producir cataratas.

 

Pero también existen casos de personas que nacen con cataratas, las llamadas “congénitas”. Estas pueden ser genéticas o estar relacionadas con una infección intrauterina o un traumatismo. Como detalla el Dr. Taborga, “no siempre afectan la visión, pero de ser así generalmente se extraen apenas se detectan”.

 

¿Cómo se forman las cataratas?

El lente, que es donde se forman las cataratas, se ubica detrás del iris, la parte coloreada del ojo. Este focaliza la luz que ingresa y produce imágenes nítidas y agudas en la retina, que es la membrana sensible a la luz, la que funciona como el carrete fotográfico que ponemos en una cámara.

 

A medida que uno crece, los cristalinos -lentes de los ojos- se hacen menos flexibles, menos transparentes y más gruesos. Algunas afecciones relacionadas con la edad y de otro tipo hacen que los tejidos dentro del lente degeneren y se opacifiquen pequeñas zonas del cristalino, pudiendo llegar a la opacificación total de este.

 

Con el tiempo, las cataratas comienzan a crecer y la opacidad se hace más densa, afectando una parte más grande del lente. De esta manera, las cataratas se dispersan y obstruyen la luz que pasa por el cristalino, evitando que una imagen nítidamente definida llegue a la retina y, como consecuencia, la visión se vuelve borrosa.

 

Generalmente, las cataratas se desarrollan en ambos ojos, pero no de manera uniforme. Es posible que estén más avanzadas en un ojo que en el otro, y provoquen una diferencia de visión entre ambos.

 

La opacidad puede formarse en distintas partes del cristalino, destinando a las cataratas distintos nombres: catarata nuclear, catarata cortical o subcapsular.

 

¿Cuáles son los síntomas?

Visión opaca, borrosa o tenue.

Mayor dificultad para ver de noche.

Sensibilidad a la luz y el resplandor.

Necesidad de luz más brillante para leer y realizar otras actividades.

Visión de “halos” alrededor de las luces.

Cambios frecuentes en la prescripción de sus anteojos o lentes de contacto.

Pérdida de colores o color amarillento.

Visión doble en un solo ojo.

 

¿Qué población es la de mayor riesgo?

El cirujano oftalmólogo Gonzalo Taborga indica los principales factores que aumentan el riesgo de padecer cataratas:

 

Envejecimiento.

Diabetes.

Exposición excesiva a la luz del sol.

Fumar.

Obesidad.

Presión arterial alta.

Lesión o inflamación anterior del ojo.

Cirugía anterior de ojos.

Uso prolongado de medicamentos corticoesteroides.

Beber alcohol en exceso.

 

¿Podemos prevenir las cataratas?

Según Gonzalo Taborga, “en ningún estudio se ha demostrado el modo de prevenir las cataratas ni el modo de desacelerar el avance de esta afección. Sin embargo, hay muchas estrategias que podrían ser útiles”. Entre estas, destacan:

 

Realizar frecuentemente exámenes oculares, los que pueden ayudar a detectar las cataratas y otros problemas oculares en la etapa temprana.

 

Sigue tu plan de tratamiento si tienes diabetes u otras afecciones que puedan aumentar el riesgo de padecer cataratas.

 

Usa gafas de sol. La luz ultravioleta proveniente del sol puede contribuir al desarrollo de cataratas. Usa gafas que bloqueen los rayos ultravioleta B (UVB) cuando estés al aire libre.

 

Disminuye el consumo de alcohol. Beber alcohol en exceso puede aumentar el riesgo de desarrollar cataratas.

 

Diagnóstico y tratamiento

Para detectar las cataratas, se debe hacer un examen ocular que consta de varias partes: examen de agudeza visual, examen biomicroscópico con lámpara de hendidura y  examen del fondo de ojo.

Una vez diagnosticada esta afección, se determina si es posible, por el momento, solo usar lentes recetados, o si es necesario efectuar la cirugía de cataratas, el único tratamiento efectivo.

 

¿Cuándo es necesaria la cirugía de cataratas?

Según el especialista de Clínica INDISA, la cirugía de cataratas es inevitable cuando estas comienzan a afectar la calidad de vida y la capacidad de realizar actividades habituales, como leer o conducir de noche.

 

“La presencia de cataratas no constituye una urgencia médica, por lo que demorar el procedimiento generalmente no afectará la recuperación de tu visión si más adelante decides realizarte la cirugía de cataratas. Tómate tu tiempo para considerar los beneficios y riesgos de la cirugía de cataratas con el médico”, aconseja el oftalmólogo Gonzalo Taborga.

 

Por otra parte, se debe tener claro que una cirugía de cataratas no restaura la visión perdida a causa de condiciones oculares, como la degeneración macular, el glaucoma o la retinopatía diabética.

 

¿En qué consiste la cirugía de cataratas?

Clínica INDISA y su alianza estratégica con unos de los mejores centros médico-quirúrgico oftalmológico, como es Clínica Pasteur, convierten a esta cirugía en toda una experiencia, en la que se conjugan servicio, calidad, confort y seguridad. Es que, tal como detalla el cirujano oftalmólogo Gonzalo Taborga, “se unen dos instituciones acreditadas que potencian sus servicios para brindarle lo último en tecnología, técnicas quirúrgicas y protocolos de seguridad”.

 

En esta intervención, se extrae el cristalino opacificado y se reemplaza con un lente artificial transparente, llamado lente intraocular, el cual se sitúa de manera permanente en el mismo lugar que el lente natural.

 

Generalmente, la operación se lleva a cabo en forma ambulatoria, donde el cirujano oftalmólogo utiliza anestesia local para insensibilizar el área del ojo, pero comúnmente el paciente está despierto durante el procedimiento.

 

“La cirugía de cataratas es bastante segura, pero implica algunos riesgos, que por probabilidad serían muy menores, por ejemplo de infección y sangrado. Sin embargo, la cirugía de cataratas aumenta levemente el riesgo de desprendimiento de retina, sobre todo en pacientes altos miopes jóvenes”, detalla Taborga.

 

Luego del procedimiento, se sentirán discretas molestias durante algunos días. La cicatrización total se produce, por lo general, en un plazo de un par de meses.

 

Si se debe realizar la cirugía de cataratas en ambos ojos, el médico programará la intervención para extraerlas en el segundo ojo, generalmente, a la semana después del primero.

 

Riesgos de la cirugía de cataratas

Las complicaciones después de una cirugía de cataratas son poco frecuentes y se pueden tratar con éxito en la mayoría de los casos. Sin embargo, siempre hay riesgos, los que comprenden:

 

Inflamación.

Infección.

Sangrado.

Hinchazón.

Caída del párpado.

Dislocación del lente artificial.

Desprendimiento de retina.

Glaucoma.

Catarata secundaria.

Pérdida de visión.

 

Preparaciones previas a la cirugía

 

Alimentos y medicamentos

Es posible que te indiquen que no comas ni bebas nada 6 horas antes de la cirugía de cataratas. El médico también puede aconsejarte que dejes de tomar temporalmente cualquier medicamento que pueda aumentar el riesgo de sangrado durante el procedimiento. Informa al cirujano si tomas algún fármaco por problemas de próstata, ya que algunos de estos remedios pueden interferir en esta operación.

 

 

Otras precauciones

Generalmente, puedes irte a la casa el mismo día de la cirugía, pero no podrás conducir, de modo que organiza para que alguien te lleve de regreso. Si es necesario, haz los arreglos para recibir ayuda en tu hogar, ya que es posible que el médico te limite algunas actividades, como inclinarte y levantar peso, durante alrededor de una semana después de la operación.

 

Proceso de la cirugía

 

Antes de la intervención

Días o semanas antes de la cirugía, el médico indica realizar una ecografía, llamada ecobiometria A, la que es indolora y sirve para medir el tamaño y la forma del ojo. Esta ayuda a determinar el tipo adecuado de implante de lente (lente intraocular).

 

“A casi todas las personas que se someten a una cirugía de cataratas, se les coloca un lente intraocular. Estos lentes mejoran la visión al enfocar la luz en la parte posterior del ojo.

 

No podrás ver ni sentir el lente. No requiere ningún cuidado especial y se convierte en una parte permanente del ojo”, detalla el especialista de Clínica INDISA.

 

Existen diversos lentes intraoculares con distintas características. Antes de la cirugía, junto al  oftalmólogo, se analiza qué tipo de lente intraocular podría ser el más adecuado según cada caso particular y estilo de vida.

 

Los lentes intraoculares son de plástico, acrílico o silicona. Algunos bloquean la luz ultravioleta. “En general, los lentes intraoculares son flexibles, lo que permite que la incisión sea pequeña, una microincisión, y no requiere puntos. No obstante, algunas veces se llega a poner alguno”, puntualiza Gonzalo Taborga.

 

Finalmente, el cirujano dobla este tipo de lente y lo inserta en la cápsula vacía donde previamente estaba el cristalino natural. Una vez que se encuentra dentro del ojo, el lente intraocular se despliega y llena la cápsula vacía.

 

Durante el procedimiento

La cirugía de cataratas es, generalmente, un procedimiento ambulatorio que tarda en promedio unos 30 minutos.

 

Para comenzar, se disponen gotas en los ojos con el fin de dilatar la pupila y desinfectarlos. Luego, se aplica anestesia local para adormecer el área, además de una sedación suave para relajar. Así, se estará despierto, pero no habrá sentimientos de nervios ni de angustia que provocan las cirugías.

 

Durante el procedimiento, llamado facoemulsificación, el cirujano efectúa una pequeña incisión en la córnea, parte delantera del ojo, a través de la cual introduce una sonda, rompiendo con ondas ultrasónicas (emulsionar) las cataratas y succionando los fragmentos. La parte de atrás del cristalino (la cápsula del cristalino) se deja intacta para que funcione como el lugar donde se colocará el lente artificial. “En general, no requiere de sutura, aunque en algunos casos se pueden utilizar puntos de sutura para cerrar la pequeña incisión en la córnea al finalizar el procedimiento”, menciona Gonzalo Taborga.

 

Una vez finalizada la cirugía, se dispone un protector sobre el ojo para protegerlo mientras se recupera de la intervención. Durante 15-30 minutos, se descansa en la zona de recuperación para luego hacer reposo en casa.

 

Días o semanas después de la cirugía

Usar gotas para los ojos después de la cirugía. Asegúrese de seguir las instrucciones del médico para utilizarlas.

Evitar que entre agua o jabón directamente en el ojo.

No frotar ni presionar el ojo. Su oftalmólogo puede pedirle que use gafas o un protector sobre el ojo.

Usar un protector ocular mientras duerme.

Su oftalmólogo le indicará a partir de cuándo podrá volver a estar activo y a qué nivel inmediatamente después de la cirugía. Le  dirá cuándo puede volver a hacer ejercicio, conducir o realizar otras actividades sin problemas.

 

 

Se debe tener en cuenta que la mayoría de las personas, luego de esta cirugía, pueden necesitar algún tipo de lentes ópticos, ya sea permanentes, ocasionales o solo de lectura.

 

Asimismo, tal como menciona el especialista de Clínica INDISA, Gonzalo Taborga, “el médico informará cuando los ojos se hayan curado lo suficiente como para dar una receta final de lentes. Esto ocurre, generalmente, entre uno y tres meses después de la cirugía”.

 

Costos de la cirugía de cataratas

Los costos de la cirugía de cataratas por lo general están cubiertos por las Isapres en sus diferentes planes; por Fonasa, ya sea como libre elección o en un convenio especial llamado PAD, y por algunos de los planes de seguros privados. Además, existe la cobertura AUGE o GES para esta patología, y es el médico quien debe determinar si su tipo de catarata califica o no.

 

 

 

 

Conoce nuestro equipo médico y

reserva tu hora de oftalmología
Compartir en Redes Sociales
Share on facebook
Share on whatsapp
Share on twitter