fbpx

¿Cómo calificas tu experiencia en nuestra página?

¡Gracias por tu respuesta!

¿En qué podemos mejorar?

¿Te gustaría dejarnos algún

comentario adicional? (Opcional)

ENVIAR

¡Muchas gracias!

Estamos trabajando para brindarte una mejor experiencia

Hiperparatiroidismo Primario

El hiperparatiroidismo primario (HTP) corresponde principalmente a un aumento anormal de calcio en la sangre en adultos. Esta condición es una función exagerada de una o más glándulas paratiroides, que están ubicadas alrededor de la glándula tiroides.


El aumento de calcio plasmático puede alterar muchos sistemas y afectar la calidad de vida y sobrevida a largo plazo. Los principales sistemas afectados son:


  • Osteomuscular (debilidad muscular, osteopenia, osteoporosis, riesgo de fracturas)
  • Digestivo (Meteorismo, hiperacidez gástrica)
  • Renal (cálculos renales)
  • Neuropsiquiátrico (insomnio, deterioro cognitivo, demencia)
  • Cardiovascular (acumulación de calcio en arterias)


En general, el hiperparatiroidismo primario es provocado en el 85% de los casos por el aumento de tamaño y función de una glándula. También puede haber crecimiento difuso de las cuatro glándulas y cáncer de paratiroides en menos del 1% de los casos.

Esta enfermedad es principalmente esporádica y en menor frecuencia asociada a alteraciones genéticas (Gen RET, menina, CDC73), asociadas a su vez a síndromes genéticos como el hiperparatiroidismo familiar y neoplasia endocrina múltiple.

El diagnóstico debe ser confirmado por un endocrinólogo, en base a exámenes de laboratorio (PTH intacta elevada, calcio elevado, fósforo disminuido). Hay casos más complejos que no cumplen siempre estos criterios, por eso ante la sospecha de esta patología debe tener una evaluación y seguimiento por parte de un médico especialista.


Si se confirma o sospecha un HPT se debe buscar cuál de las paratiroides está aumentada de tamaño para poder orientar el tratamiento quirúrgico.


Es necesario realizar un cintigrama de paratiroides que busca una imágende hiperfunción de la glándula mediante la detección de acumulación de un marcador radioactivo (Tc99 Sestamibi). Además se debe visualizar los órganos del cuello con una ecografía para tratar de ver la paratiroides aumentada de tamaño y para descartar que existan nódulos tiroideos asociados. En algunos casos es necesario complementar el estudio con TAC de cuello.


El tratamiento depende del grado de avance de la enfermedad, de la presencia o no de síntomas y de la edad del paciente. El tratamiento definitivo es la cirugía de paratiroides, que busca extirpar la o las glándulas patológicas, normalizando los niveles de PTH. La cirugía puede tener un 99% de éxito en grupos de alto volumen.


En algunos casos, es necesario explorar distintas regiones cervicales para encontrar glándulas que no están en su posición anatómica habitual (localización ectópica).


Es necesario tener conocimiento acabado de la función hormonal, regulación del calcio, interpretación de los exámenes y conocimiento anatómico exacto para tener buenos resultados en el tratamiento de esta enfermedad. Por eso, el manejo de los pacientes con hiperparatiroidismo primario es multidisciplinario entre endocrinología, radiología, medicina nuclear y cirugía.