Reserva de horas

MESA CENTRAL 2 2362 5555
RESERVA DE HORAS 2 2362 5400

Clínica INDISA
Buscar 
Destacados

Cálculos renales o litiasis renal: síntomas y tratamiento


Cálculos renales o litiasis renal: síntomas y tratamiento


Los cálculos renales, también conocidos como litiasis renal o nefrolitiasis, son una masa dura de minerales que se forman dentro del riñón a partir de sustancias de la orina, y en ocasiones logran ser del porte de un grano de arroz o más grandes, del tamaño de la mitad de la palma de la mano.

El doctor Andrés Silva, urólogo de Clínica INDISA, explica qué son los cálculos renales, los síntomas a los que hay que estar atentos y el tratamiento adecuado que hay que llevar a cabo en caso de que exista presencia de estos.

Síntomas a los que debes estar atento
En ocasiones, los cálculos renales pueden causar síntomas cuando recién comienzan a desplazarse por el riñón o hasta que pasan por el uréter; incluso, puede haber algunos que son asintomáticos y solo se diagnostican con exámenes de sangre u orina.
La mayoría de las veces, estas piedras se eliminan de manera espontánea, pero en ocasiones obstruyen el paso de la orina, lo cual puede causar grandes molestias.
Se estima que entre el 10 y 15% de la población puede tener cálculos renales, y existen distintos síntomas según su tamaño y ubicación, precisa el doctor Silva.

Entre los síntomas más comunes, se encuentran:

Dolor fuerte a los lados y debajo de las costillas.
Dolor desde la parte inferior del abdomen y hacia la ingle.
Dolor al orinar.
Orina turbia y de mal olor.
Necesidad constante de querer orinar.
Fiebre y escalofríos en caso de que exista una infección.
Orina de color rojo, rosa o café.
Orinar en pequeñas cantidades y de manera frecuente.


Causas por las cuales se puede tener un cálculo
Los cálculos renales se producen cuando la cantidad de sustancias como calcio, fosfato o ácido úrico en la orina es mayor de la que pueden diluir los líquidos de esta, formando cristales.
Además, en ocasiones, en la orina pueden faltar sustancias que impidan que los cristales se adhieran a otros, lo que genera el ambiente y el entorno perfecto para que se formen cálculos renales.
“Es por esto que se recomienda que las personas tomen suficiente agua en el día, ya que de esta manera se logra impedir la formación de estos cristales”, puntualiza el doctor de Clínica INDISA.



Tipos de cálculos en el riñón
Existen diferentes tipos de cálculos renales, por lo tanto, conocer el tipo de cálculo que tienes puede ayudar a que el especialista determine la causa y evalúe de manera correcta el tratamiento a realizar, así como orientar al paciente de la manera adecuada para reducir el riesgo de tener más cálculos.
Los tipos de cálculos renales son:

Cálculos de calcio: este es el tipo de cálculo más común y suele darse con mayor frecuencia en los hombres entre los 20 y 30 años de edad. El calcio, en ocasiones, puede combinarse con otras sustancias, como el oxalato y fosfato, para formar el cálculo. La alimentación, el exceso de vitamina D, la cirugía de bypass intestinal y ciertos trastornos metabólicos pueden aumentar la concentración de calcio u oxalato en la orina.
Cálculos de ácido úrico: se forman cuando la orina es demasiado ácida. Estos se pueden dar en personas que no toman suficiente cantidad de líquido o bien que tengan otros antecedentes, como sobrepeso o diabetes. A su vez, las personas que tienen una dieta alta en proteínas son propensas a tener este tipo de cálculos. Además, hay factores genéticos que aumentan el riesgo de padecer cálculos de ácido úrico.
Cálculos de estruvita: este tipo de cálculo puede crecer de manera rápida y sin presentar síntomas. Están hechos de amonio, fosfato y magnesio. Su formación se da cuando hay infecciones del tracto urinario, donde las bacterias cambian la composición química de la orina.
Cálculos de cistina: este tipo de cálculo se origina a partir de una sustancia química que el cuerpo produce en forma natural, llamada cistina. Por lo general, estos cálculos se forman en personas con un trastorno hereditario, que causa que los riñones expulsen mucha cantidad de ciertos aminoácidos.


Factores de riesgo
Todas las personas pueden tener una piedra en el riñón, pero como toda enfermedad, algunas son más propensas que otras a tenerla.
De hecho, son los hombres quienes suelen tener cálculos renales con más frecuencia que las mujeres. También, puede ser más probable que tengas un cálculo renal si:

Alguien de tu familia ha tenido cálculos renales: si ocurre esto o si tú has tenido antes, es más probable que nuevamente tengas uno.
No tomas suficiente agua: se recomiendan 2 litros diarios.
Comes una dieta alta en proteínas y sodio: el exceso de sal en la dieta incrementa la cantidad de calcio que el riñón filtra, lo que aumenta el riesgo de tener cálculos renales.
Tener sobrepeso: un índice de masa corporal alto y el aumento de peso se pueden asociar con un incremento del riesgo de tener cálculos renales.
En caso de tener una enfermedad renal crónica.


Tratamientos para los cálculos renales
El tratamiento para sacar los cálculos del riñón dependerá del tipo de piedra, del tamaño y si está bloqueando las vías urinarias.

Litotricia por ondas de choque: consiste en ondas de choque que rompen los cálculos que hay en el riñón en pedazos pequeños y, de esta manera, puedan pasar por el tracto urinario y salir del cuerpo a través de la orina.
Ureteroscopia: se realiza con una sonda pequeña para encontrar y poder eliminar el cálculo. Si la piedra es pequeña, el médico puede ser capaz de sacarla. Si es grande, es posible que tenga que ser rota en pedazos con el uso de tecnología láser.
Percutánea: se reserva en general para casos más complejos y piedras grandes. Consiste en introducir una cámara en el riñón por una pequeña incisión en la piel para luego fragmentar y extraer los cálculos.


Cómo puedo prevenir los cálculos renales
La mejor manera de prevenir los cálculos renales es bebiendo suficiente líquido todos los días y teniendo una dieta balanceada baja en sodio.
Es necesario que tu doctor averigüe el tipo de cálculo que tienes, ya que de esta manera te puede recomendar una dieta específica para prevenir cálculos renales a futuro.