Reserva de horas

MESA CENTRAL 2 2362 5555
RESERVA DE HORAS 2 2362 5400

Clínica INDISA
Buscar 
Destacados

Hongos en la piel: ¿cómo reconocerlos?


Hongos en la piel: ¿cómo reconocerlos?


Una de las patologías dermatológicas más incómodas son los hongos. Estos generan picazón, enrojecimiento y descamación. Pueden alcanzar cualquier región del cuerpo, siendo más frecuentes en el verano por el calor y el sudor, que favorecen la multiplicación de los hongos que habitan la piel.

Generalmente, aparecen entre los dedos de los pies, manos, axilas y uñas. En las uñas, sin embargo, los hongos no producen síntomas, pero es necesario tratarlos por motivos estéticos y porque pueden ser puerta de entrada de infecciones. Los hongos, se pueden adquirir de diferentes formas. Algunos se transmiten al ser humano por el contacto directo con animales, como perros, gatos o conejos, infección conocida como Zoonosis; otros que son parte del ambiente, como es el caso de los que están en los suelos contaminados; mientras que hay unos que viven en los seres humanos y se traspasan de persona a persona.

Hay hongos que son parte del ser humano, pero en ciertas condiciones de humedad cambian su forma y se multiplican, causando una infección. La Dra. Ester Avayú, dermatóloga de Clínica INDISA, nos explica que hay factores propios de cada persona que influyen en la aparición de los hongos. “Estos van desde tener algún grado de inmunodepresión o bajas defensas hasta practicar deportes que impliquen sudoración y usar duchas o piscinas públicas. El calzado cerrado es otro factor de riesgo, pues genera un ambiente de humedad”, puntualiza.

Zonas sensibles


Las partes del cuerpo que se ven más afectadas por estos cuadros son las de mayor humedad y aquellas donde no hay glándulas sebáceas, como los pies, especialmente entre los dedos y la planta. También, pueden afectar pliegues inguinales, uñas y manos.

“En los niños, si bien estas infecciones son poco frecuentes, lo más común es la tiña del cuero cabelludo, debido al contacto con perros y gatos. Esto se debe a que no tienen desarrolladas las glándulas sebáceas”, indica la especialista, quien aclara que el sebo es un fungicida que mata hongos.

Desde la pubertad en adelante, la frecuencia de hongo es más alta, pudiendo afectar a personas de cualquier edad. “También existe un tipo especial de infección por hongos que se caracteriza por cambios en el color de la piel en la zona del tórax y abdomen o por granitos tipo ‘espinillas’ en el cuello, pecho y espalda”, precisa la Dra. Avayú.

En relación con el tratamiento, la dermatóloga de Clínica INDISA menciona que lo ideal es tratar los hongos lo antes posible para evitar el contagio con otras partes del cuerpo y de los integrantes de la familia. “Dependiendo del tipo de hongo involucrado y la zona del cuerpo afectada se decide el tratamiento, para lo cual se utilizan cremas tópicas, lacas y medicamentos orales”, añade.