Reserva de horas

MESA CENTRAL 2 2362 5555
RESERVA DE HORAS 2 2362 5400

Clínica INDISA
Buscar 
Destacados

Suicidio adolescente: 10 señales que no debes ignorar


Suicidio adolescente: 10 señales que no debes ignorar


Es sabido que la adolescencia es una etapa compleja para muchos jóvenes que comienzan su transición a la adultez y, con ello, a vivir procesos de adaptación y cambios hormonales que conllevan el desarrollo físico y emocional, el que, en ocasiones, es complejo de sobrellevar. Si a esta ecuación le agregamos la tecnología, que puede servir de puente para el acoso cibernético, podemos encontrar que nuestros hijos están frente a un bullying invisible, que muchas veces es imparable, a través de las redes sociales y otras aplicaciones a las que los adultos no podemos acceder.

“Muchos padres llegan preocupados a la consulta por el riesgo de suicidio en la adolescencia, los cortes, las conductas autoagresivas. Más aún, si consideramos que Chile se encuentra entre los países con mayores tasas de suicidio. Un problema que, de acuerdo a la OCDE, va en aumento”, explica Valentina Bravo Pelizzola, psicóloga de Clínica INDISA, con postgrado en Psicopatología Infanto Juvenil.

En las etapas de infancia y adolescencia, la depresión es muy frecuente, aunque muchas veces pasa inadvertida, confundiéndose en algunos casos con la personalidad que adquieren los jóvenes, más comúnmente conocida como “edad del pavo”. Sin embargo, es importante que estemos atentos y alertas al entorno en que nuestros hijos se desenvuelven, a sus relaciones amistosas y a los lugares que frecuentan. Esto nos ayudará a advertir cómo están y cómo podemos apoyarlos.

Considerando que hoy, el suicidio es la segunda causa de muerte entre las personas de 10 a 24 años, la psicóloga Valentina Bravo nos comparte 10 señales que debemos tener presentes:

Alejamiento y/o aislamiento de la familia y amigos.
Comportamientos riesgosos: aumento del consumo de alcohol y/o drogas (como mecanismo de alivio del dolor).
Expresiones negativas de sí mismo.
Expresiones de desesperanza o falta de ayuda.
Algún cambio de conducta poco habitual.
Pérdida de interés por las actividades usuales o que valoraba.
Expresión de una falta de visión de futuro.
Manifestación de sentimientos suicidas.
Cortes o golpes en el cuerpo.
Obsesión con el tema de la muerte.


Ante estas señales, la especialista recomienda:

Debemos conocer las señales de advertencia y estar atentos a nuestros hijos. Escucharlos, mirarlos”.
“No te apresures a ofrecer soluciones. Dale tiempo a tu hijo, ya que está hablando de su dolor y tristeza. La empatía tiene que ver con conectarse en un nivel emocional. Tómate el tiempo de escucharlo y mantén la calma: tu propia calma trae calma”
“Nunca tomes a la ligera ninguna insinuación de suicidio: si lo dijo bromeando, repítele sus palabras y pregúntale si lo piensa realmente”.
“La contención y la preocupación son claves. Consulta, además, a un profesional que pueda ayudar y orientar”.