fbpx

¿Cómo calificas tu experiencia en nuestra página?

¡Gracias por tu respuesta!

¿En qué podemos mejorar?

¿Te gustaría dejarnos algún

comentario adicional? (Opcional)

ENVIAR

¡Muchas gracias!

Estamos trabajando para brindarte una mejor experiencia

Traumatología

Tumores Aparato Locomotor

En Traumatología de Clínica INDISA, tenemos un área dedicada al tratamiento de los tumores en los huesos y partes blandas (sarcomas) de extremidades y columnas, los cuales se pueden clasificar en benignos y malignos, estos se originan en los mismos huesos o pueden desarrollarse por un cáncer (metástasis), por lo general, ocurren predominantemente en adultos, mientras que en los niños, predominan por lejos los tumores óseos benignos sobre los malignos, y los de partes blandas son menos frecuentes que en adultos.

Si bien es una enfermedad poco frecuente, que representa entre el 1% y el 2% de todos los tumores malignos en los sarcomas, y hasta en un 75% de metástasis óseas en los pacientes con cáncer avanzado, si se diagnostica tardíamente y se aborda de manera errónea, los pacientes enfrentan consecuencias funcionales graves e incluso la muerte.

Hombres y mujeres de todas las edades son susceptibles de contraer este tipo de cáncer, los sarcomas óseos se concentran generalmente en el segmento de entre los 5 a 25 años y los de partes blandas en la población que tienen 40, 50 o más años, las metástasis óseas se dan en pacientes de edades más avanzada.

El principal síntoma de un posible tumor en el músculo esquelético es el dolor, el cual se presenta en casi el 100% de los casos. Este es distinto al de la artrosis, un golpe o el ejercicio ya que es intenso, progresivo, predominantemente nocturno, no cede con antiinflamatorios y empeora con el tiempo. También, está asociado a un aumento de volumen, que puede corresponder a un huevo o masa. Otros avisos son “la impotencia funcional” de una extremidad y fracturas que se producen cuando el paciente está realizando “una actividad mínima”.

Cualquiera de estos indicios debe conducir a una consulta, aunque al ser una enfermedad infrecuente, se tiene a subestimar y se tratan como un tumor benigno o como otra patología y luego se confirma la presencia de un sarcoma o una metástasis. De ese modo, la detección precoz y la atención en un establecimiento experimentado se vuelven fundamentales.

En Clínica INDISA contamos con un equipo interdisciplinario, compuesto por traumatólogos especialistas en ortopedia oncológica de adultos y niños tanto en extremidades como en columna, y estamos desarrollando una unidad asociada a oncólogos médicos y radioterapeutas que pretende ser un referente para nuestro país, donde se aborde el diagnóstico y tratamiento oportuno de esta patología.

Patologías y tratamientos

acordeon_img_0

Cualquier zona del aparato locomotor o sistema del músculo esquelético puede verse afectado por un sarcoma o una metástasis, el cual es un tipo de cáncer que se caracteriza por su baja incidencia y amplia variedad. Si se tratan de sarcomas óseos, los lugares donde estos se presentan con mayor frecuencia son el fémur distal (cerca de la rodilla), el húmero proximal (cerca del hombro), el fémur proximal (cerca de la cadera) y huesos planos como la pelvis y la escápula; mientras que los sarcomas de partes blandas se ubican principalmente en muslos y piernas (de la rodilla hacia abajo), y más esporádicamente en las extremidades superiores, los pies y las manos.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) ha descrito más de 150 tipos de sarcomas y los ha dividido en dos grandes grupos: los que surgen en los huesos -sarcomas óseos- y los que se originan en las partes blandas (músculos, ligamentos, tendones, vasos sanguíneos, grasa, etc). Los más comunes entre los primeros son el osteosarcoma, el condrosarcoma y el sarcoma de Ewing, en adultos, y el Osteosarcoma y Sarcoma de Ewing en niños. En lo que concierne a las partes blandas, los más habituales son el liposarcoma, el sarcoma sinovial y el sarcoma indiferenciado, en adultos; y el Rabdomiosarcoma, Sarcoma Sinovial y Sarcomas no rabdo en niños.

Aunque la aparición de esta patología abarca eventualmente desde la cabeza hasta los pies, hay áreas del cuerpo que registran mayor periodicidad. En general, el 60% de estos tumores surge en las extremidades, mientras que el resto se origina en la zona retroperitoneal, que es el sector comprendido entre el abdomen y la pelvis, cerca de la columna.

acordeon_img_1

Un diagnóstico temprano es clave para un buen diagnóstico de quien lo padece. Por ejemplo, en el caso del osteosarcoma, la sobrevida a 5 años es del 65%, expectativa que baja a la mitad si una persona ya presenta metástasis, que generalmente son pulmonares.

El diagnóstico se realiza en base a tres pilares: examen físico más información que entrega el paciente, radiografías y resonancia magnética, y biopsia.

Los tratamientos se deciden dependiendo del tipo de tumor: Los sarcomas óseos -excepto el condrosarcoma, que se trata sólo en forma quirúrgica- involucran quimioterapia, cirugía de extirpación del tumor, en ocasiones reconstrucción del segmento con trasplante óseo o prótesis y quimioterapia nuevamente. Los de partes blandas, en cambio, se tratan generalmente con radioterapia y cirugía. En el caso de las metástasis muchas veces se requiere su extirpación, otras veces solo una estabilización del hueso para prevenir su fractura y otras veces solo radioterapia, sin cirugía. Sólo en casos extremos, los pacientes son sometidos a la amputación de la extremidad enferma.

1-ico-funcion-ges-v1

¿Qué tipo de cáncer es el sarcoma y quién puede tenerlo?

Cualquier zona del aparato locomotor o sistema del músculo esquelético puede verse afectado por un sarcoma o una metástasis, el cual es un tipo de cáncer que se caracteriza por su baja incidencia y amplia variedad. Si se tratan de sarcomas óseos, los lugares donde estos se presentan con mayor frecuencia son el fémur distal (cerca de la rodilla), el húmero proximal (cerca del hombro), el fémur proximal (cerca de la cadera) y huesos planos como la pelvis y la escápula; mientras que los sarcomas de partes blandas se ubican principalmente en muslos y piernas (de la rodilla hacia abajo), y más esporádicamente en las extremidades superiores, los pies y las manos.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) ha descrito más de 150 tipos de sarcomas y los ha dividido en dos grandes grupos: los que surgen en los huesos -sarcomas óseos- y los que se originan en las partes blandas (músculos, ligamentos, tendones, vasos sanguíneos, grasa, etc). Los más comunes entre los primeros son el osteosarcoma, el condrosarcoma y el sarcoma de Ewing, en adultos, y el Osteosarcoma y Sarcoma de Ewing en niños. En lo que concierne a las partes blandas, los más habituales son el liposarcoma, el sarcoma sinovial y el sarcoma indiferenciado, en adultos; y el Rabdomiosarcoma, Sarcoma Sinovial y Sarcomas no rabdo en niños.

Aunque la aparición de esta patología abarca eventualmente desde la cabeza hasta los pies, hay áreas del cuerpo que registran mayor periodicidad. En general, el 60% de estos tumores surge en las extremidades, mientras que el resto se origina en la zona retroperitoneal, que es el sector comprendido entre el abdomen y la pelvis, cerca de la columna.

1-ico-ges-v1

Diagnóstico y Tratamiento

Un diagnóstico temprano es clave para un buen diagnóstico de quien lo padece. Por ejemplo, en el caso del osteosarcoma, la sobrevida a 5 años es del 65%, expectativa que baja a la mitad si una persona ya presenta metástasis, que generalmente son pulmonares.

El diagnóstico se realiza en base a tres pilares: examen físico más información que entrega el paciente, radiografías y resonancia magnética, y biopsia.

Los tratamientos se deciden dependiendo del tipo de tumor: Los sarcomas óseos -excepto el condrosarcoma, que se trata sólo en forma quirúrgica- involucran quimioterapia, cirugía de extirpación del tumor, en ocasiones reconstrucción del segmento con trasplante óseo o prótesis y quimioterapia nuevamente. Los de partes blandas, en cambio, se tratan generalmente con radioterapia y cirugía. En el caso de las metástasis muchas veces se requiere su extirpación, otras veces solo una estabilización del hueso para prevenir su fractura y otras veces solo radioterapia, sin cirugía. Sólo en casos extremos, los pacientes son sometidos a la amputación de la extremidad enferma.

Equipo Médico

Dr. Juan Fuenzalida Risopatrón

Traumatología Adulto - Tumores aparato locomotor

Adulto

Dr. Gabriel García-Huidobro Llort

Traumatología Adulto - Tumores aparato locomotor

Adulto

Dr. Martín Hidalgo Espínola

Traumatología Adulto - Tumores aparato locomotor

Adulto

Ubicación

• Ubicación

Edificio Los Conquistadores. Piso 3 (Traumatología).

• Dirección

Los Conquistadores 1926, Providencia.

• Contacto

Mesa Central 2 2362 5555.