fbpx

Acercamiento al cáncer linfático: su rápida erradicación depende de un diagnóstico precoz

Contenidos

Si bien el cáncer linfático es uno de los menos conocidos por la población, ocupa el sexto o séptimo lugar entre los diferentes tipos de cánceres, y cada vez son más las personas en el mundo que se ven afectadas por este tumor que silenciosamente se va desarrollando en los ganglios linfáticos, que forman parte del sistema inmune.

 

 

Según datos de la OMS se diagnostican alrededor de 600.000 Linfomas en el mundo al año, y su frecuencia está aumentando. De hecho, según datos de la Sociedad Chilena de Hematología, en Chile, se calcula una incidencia aproximada anual de 7 por cada 100.000 habitantes, es decir unos 1.200 pacientes adultos nuevos al año.

 

 

Sin embargo, este es un tumor que dependiendo de su tipo, con una detección precoz, se puede tratar satisfactoriamente. “El problema es que es un cáncer poco conocido, entonces la población no está consciente de esta enfermedad, de sus síntomas, ni mucho menos de cuándo consultar”, indica la Dra. Vivianne Lois, hematóloga de Clínica INDISA.

 

 

Esta preocupación existe a nivel mundial entre los expertos en salud y por eso que todos los 15 de septiembre se conmemora el Día Mundial del Linfoma, para así darle mayor visibilidad e importancia a este tipo de cáncer que se origina en el tejido linfático.

 

 

¿Cómo se origina y qué tipos de cáncer linfáticos existen?

El cáncer linfático se produce cuando se altera un Glóbulo Blanco, específicamente un Linfocito, células que se originan en la médula ósea y circulan en la sangre por todo el organismo. Los Linfocitos al hacerse malignos, pierden el control de su reproducción, aumentan en número, se acumulan y producen el crecimiento de los tejidos linfáticos, entre ellos de los ganglios linfáticos.

 

 

Existen dos tipos de cáncer de células linfáticas, el Linfoma de Hodgkin y los Linfomas No Hodgkin, cada uno de estos dos grandes tipos, tienen varios Subtipos. Los primeros, los L de Hodgkin, suelen afectar desde niños a adultos mayores, principalmente a personas jóvenes de 15 a 40 años. A nivel mundial, se observó 80 mil casos de linfoma de Hodgkin en 2018.

 

 

Por otro lado, los Linfoma no Hodgkin son aún más frecuentes, se originan de Linfocitos B o T, se puede presentar a cualquier edad, sin embargo, suele ser más frecuente sobre los 60 años. Según datos de Globocan; en 2018, se diagnosticaron unos 509.590 nuevos casos en todo el mundo, de los cuales fallecieron 248.724.

 

“Es necesario visibilizar los distintos tipos de cáncer y concientizar a las personas en la importancia de una detección precoz. El 70% de pacientes con Linfoma se cura con un diagnóstico oportuno y un tratamiento adecuado, pero para esto se deben realizar chequeos, consultar frente a la aparición de síntomas, sobre todo estar consciente del cuerpo, de cambios que ocurran en él, que muchas veces no son tan silenciosos, pero no prestamos atención a los avisos que nuestros órganos nos dan”, detalla la Dra. Lois.

 

 

Síntomas frecuentes

Como explica la hematóloga de INDISA, hay un signo muy propio que debería causar sospecha de un posible linfoma: un ganglio linfático que aumenta de tamaño sin causa alguna.

 

 

“Es un bulto de uno a 2 centímetros que crece, y puede llegar a 7 o más centímetros, no es doloroso y se presenta en zonas del cuello, axilas o ingle, son nódulos que se pueden ver y tocar”, indica la especialista, quien recomienda ante esta situación acudir lo antes posible a un especialista en Oncohematología, para un efectivo y rápido diagnóstico.

 

Como hay linfocitos en todo el cuerpo, se producen otros síntomas que no son tan evidentes, como el crecimiento del bazo o las amígdalas que también son órganos linfáticos. “También, las molestias que presente la persona, dependen del tipo de linfoma y/o de zona del cuerpo comprometida, y puede ser muy similar a las de cualquier otro cáncer. De ahí la importancia de consultar en forma oportuna, en especial cuando son repetidas o prolongados en el tiempo”, señala Vivianne Lois. Las más comunes son:

 

Tos o dificultad para respirar.

Dolor abdominal o de la boca del estómago.

Crecimiento del bazo, del hígado, de las amígdalas, lesiones de la piel, etc.

Pérdida de peso.

Hinchazón abdominal.

Sudores nocturnos abundantes.

Fiebre y escalofríos intermitentes.

Picazón.

Fatiga

 

Tratamientos y pronósticos

Hoy, el conocimiento de los linfomas por parte de los médicos es cada vez mayor, así como los tratamientos para enfrentar la enfermedad. En cuanto a estos últimos, los más empleados son los siguientes:

 

Quimioterapia.

Radioterapia.

Combinaciones de Radio-quimioterapia

Trasplante de Medula Ósea.

Terapias dirigidas.

Inmunoterapia.

 

Debido a este mayor conocimiento profesional y efectividad de los tratamientos para combatir este cáncer, el 70% de los linfomas se cura. Sin embargo, hay que tener en cuenta, como explica la hematóloga, que “el pronóstico depende siempre de una serie de factores, como el estado general del paciente, de lo avanzado que se encuentre la patología en el momento del diagnóstico, de la preocupación del paciente por realizarse su tratamiento en forma adecuada y, el tipo de linfoma del que se trate”.

 

 

Centro Oncología Multidisciplinaria Clínica INDISA

El Centro Oncología Multidisciplinaria Clínica INDISA fue creado para atender a los pacientes que padecen de cáncer, enfocándose en lograr la curación de esta enfermedad y, cuando eso no es posible, entregar todos los cuidados necesarios para prolongar su vida, preocupándose de mantener una buena calidad de esta.

 

Asimismo, el centro cuenta con conocimientos médicos que son actualizados permanentemente en diagnóstico, tratamiento, rehabilitación y prevención de cáncer. Al mismo tiempo, posee tecnología avanzada para acoger a los pacientes y otorgarles los tratamientos de vanguardia que se requieran.

 

“Contamos con profesionales altamente especializados, que trabajan en conjunto y coordinadamente para brindar una atención multidisciplinaria e integral de excelencia a los pacientes, atendiendo así no solo las necesidades físicas, la terapia del dolor y otros síntomas, sino además los requerimientos psicológicos y espirituales del paciente y su familia”, puntualiza la hematóloga.

 

Así, el equipo multidisciplinario está compuesto por oncólogos médicos, hematólogos, cirujanos oncólogos, radioterapeutas, especialistas en cuidados paliativos, anátomo-patólogos, radiólogos y radiólogos-intervencionistas, endoscopistas y endoscopistas-intervencionistas, nutriologos y nutricionistas, psiquiatras, psicólogos, fisiatras y kinesiólogos, quienes acompañan y evalúan en forma interdisciplinaria cada etapa del tratamiento.

 

Además, estos profesionales trabajan en conjunto con todos los servicios de INDISA que tienen relación directa con los tipos de cánceres: urología, gastroenterología, broncopulmonar, ginecología, inmunología, terapia ocupacional y rehabilitación, entre otros.

 

“El Centro de Oncología es parte de una gran Clínica, lo que permite una atención médica en todos los ámbitos de la salud, y cuenta con servicios de urgencia disponibles durante todo el año, a cualquier hora”, finaliza.

 

 

 

 

Conoce nuestro equipo médico y

reserva tu hora
Compartir en Redes Sociales
Share on facebook
Share on whatsapp
Share on twitter