fbpx

¿Cómo calificas tu experiencia en nuestra página?

¡Gracias por tu respuesta!

¿En qué podemos mejorar?

¿Te gustaría dejarnos algún

comentario adicional? (Opcional)

ENVIAR

¡Muchas gracias!

Estamos trabajando para brindarte una mejor experiencia

Apego paterno, consolidando la relación padre e hijo

Apego paterno, consolidando la relación padre e hijo

Contenidos

Porque ser papá es algo que cambia la vida, no te puedes perder la oportunidad de conocer la importancia de generar un vínculo con tu hijo.

 

La psicóloga y coordinadora del ámbito hospitalario de Clínica INDISA, Josefina Guzmán, destaca la importancia del apego entre padre e hijo y la relevancia de consolidar, desde el día cero, este vínculo con el recién nacido.

 

“Buscamos hacer partícipe al padre en todas las etapas, desde los controles durante el embarazo, el parto y una vez que el bebé ya ha nacido”, explica la profesional.

 

El apego es la conexión afectiva, física, conductual y biológica que se establece entre el niño o la niña y su madre o padre. “Hay ciertas maneras de establecer un vínculo que favorezca el desarrollo emocional del recién nacido: estar presente y cubrir las necesidades que el niño pide”, explica la psicóloga.

 

¿Cómo se puede potenciar el apego?

La especialista entrega los siguientes cuatro consejos para que el padre pueda conectar con su hijo:

 

• Que se involucre en las atenciones del bebé (aprenda a mudar, a vestirlo, entre otros).
• Que aprenda a calmar a su hijo (lo tome en brazos, entre otras).
• Que duerma con la madre y el recién nacido para que se familiarice desde un comienzo con sus cuidados.
• Que esté presente para apoyar y contener a la madre en situaciones de estrés.

 

Beneficios del apego

Cuando se genera esta conexión, tanto el bebé como el padre se ven favorecidos:

 

• El padre aprende a leer señales, se siente competente y participativo en la crianza.

• Pasa a ser un adulto disponible emocionalmente, que puede calmar al recién nacido en momentos de estrés y brindar compañía en su desarrollo.

• Se produce un bienestar emocional para ambos.

• En la medida en que el bebé se sienta seguro, irá adquiriendo mayor autoestima y confianza, tanto en sí mismo como en los demás.

 

Importancia del apego en la relación padre-hijo

La etapa más fuerte de construcción de apego es durante los primeros años de vida. Cerca de los 4 años o un poco más se logrará saber:

 

• La forma en que el niño se relacionará en el futuro.

• Se observarán ciertas características de la personalidad.

“Muchas veces, los padres no descubren la manera de conectar con su hijo y al final se pierde esa forma de entenderse entre el niño y la madre o padre. Es ahí cuando el apego puede sufrir consecuencias de cómo ese niño actúe en un futuro en sus relaciones sociales”, indica Josefina Guzmán.

 

Presencia del padre y la madre

Un menor que tuvo presencia de sus padres, logrando una conexión que les permite entenderse, es más probable que aprenda que las personas cercanas lo quieren y que puede confiar en ellas.

 

Por el contrario, cuando uno de los progenitores no está presente, el niño no tiene cómo desarrollar ese vínculo, y existe una tendencia en que aprende a desconfiar del afecto de los demás.

 

Se recomienda que el padre cumpla con la responsabilidad de estar presente en:

• Visitas al médico.

• Ecografías.

• Compartir gastos.

• Preguntar al médico lo que no comprenda.

• Consultar por la normalidad de los síntomas.

 

Diferencia en el apego entre la madre y el padre

La diferencia del apego entre la madre y el padre está establecida en la forma de conectar con el bebé:

 

• Desde el primer momento, es normal que el padre busque proteger a su familia. Esto genera conexión con el bebé.

• La madre mantiene y nutre (física y emocionalmente) al recién nacido.

• El padre debe apoyar en las labores para ayudar a que su sistema familiar funcione normalmente.

• El padre provee ideas que logran sostener tanto a la madre como al niño.

• La ausencia del padre puede significar trastornos ansiosos en los niños e incluso, en casos más extremos, podrían presentarse estados psicóticos o antisociales.

 

Consejos para trabajar el apego durante el embarazo

Es recomendable que el padre trabaje el apego con su hijo o hija desde la gestación. “Es un trabajo diario, constante, que puede ser espontáneo. El papá tiene que proteger que la madre y el feto estén resguardados y tranquilos”, explica Josefina Guzmán.

 

• El padre debe hablarle al niño en gestación, lo que ayuda a que se conecte con el futuro del niño.

• Conexión táctil, donde el padre puede acariciar el estómago de la madre para así mantener una conexión física con el niño.

 

Consejos para trabajar el apego cuando nace él bebé

El sentido más desarrollado de un recién nacido es el auditivo, por lo que las indicaciones son similares a las del embarazo, donde a pesar de que el niño no entiende lo que se le está diciendo, es esencial conversar con él, ya que de esta manera se comienzan a formar los primeros lazos. Por ejemplo:

 

• Repartir las horas de alimentación.

• Distribuir las responsabilidades de horarios de sueño.

• Compartir tareas domésticas para que el padre se sienta inserto en los cambios que ocurren al llegar un hijo.

• Ambos deben tomar al recién nacido en brazos cuando sea necesario calmarlo.

• El cambio de pañales debe ser tarea de los dos.

• Vestir al bebé también debe ser tarea de ambos.

• En el caso de tener más hijos, se deben repartir las responsabilidades para no dejarlos de lado.

 

Posnatal del padre

El tiempo del posnatal es fundamental para el inicio de esta nueva etapa. El hecho de que el padre esté presente en la llegada del niño al hogar es fundamental para el desarrollo del vínculo padre-hijo, y además fortalecerá la relación de pareja.

 

• Destinar espacios para compartir con el niño y cuidar que estos sean de calidad más que de cantidad.

• Los fines de semana son espacios por excelencia para compartir con los hijos.

• Tratar de adecuar los horarios de llegada a la casa para poder compartir en familia.

 

Cuando el niño ya es mayor, entre los 3 y 5 años, tiene nuevos intereses y lo importante del apego es que este le permite sentirse seguro para explorar su ambiente y entablar otras relaciones.

 

• Darle al niño el espacio para jugar, explorar y desarrollarse.

• Ser sensible a sus necesidades.

• Cercanía afectiva cuando el niño la necesite.

• Compartir sus intereses sin tratar de imponerle los propios.

 

Conoce nuestro equipo médico y

reserva tu hora Médica
Compartir en Redes Sociales
Share on facebook
Share on whatsapp
Share on twitter