fbpx

Calendario de vacunas, cuáles son y para qué sirve cada una

Contenidos

¿Tienes hijos de entre 0 y 10 años? Elizabeth Lyon, pediatra de Clínica INDISA, te cuenta sobre las vacunas que deberían recibir, cuáles son complementarias y a qué edad se deben administrar.

 

Las vacunas salvan vidas cada año y ayudan a combatir enfermedades, haciendo posible su control, eliminación e, incluso, erradicación. Por esto, es de suma importancia considerarlas según la edad de nuestros niños y hacer un seguimiento de las dosis que se deben administrar.

 

“La vacunación es la mejor herramienta para prevenir algunas enfermedades infecciosas y una de las medidas de salud pública que más vidas ha salvado a lo largo de la historia, por esto es importante estar al día con el calendario de vacunación de nuestros hijos”, explica Elizabeth Lyon, pediatra de Clínica INDISA.

 

Además, existen vacunas complementarias que también podemos administrar a nuestros niños, con el fin de prevenir otras enfermedades.

 

Para que las puedas programar, te dejamos un didáctico calendario que te permitirá hacerles seguimiento. Apreta el botón derecho de tu mouse sobre la imagen, descárgala, guárdala e imprímela para llevar el control de las vacunas de tus hijos.

 

Calendario de vacunas

 

Calendario de vacunas escolares

 

Vacunas adicionales

Estas vacunas se pueden encontrar a la venta en los vacunatorios y defienden a los menores ante distintas enfermedades, explica la profesional de Clínica INDISA.

 

  • Rotavirus: vacuna oral en 2-3 dosis, según la marca comercial, antes de los 6 meses de edad
  • Meningococo B: 2 dosis antes del año y después refuerzo al segundo año de vida
  • Meningococo W: 2 dosis antes del año

 

Refuerzo lo pone el calendario ministerial al año de edad

  • Ambos Meningococo: son agentes productores de Meningitis
  • Varicela, conocida también como Peste Cristal: 2 dosis después del año de edad

 

Vacunas para adultos y embarazadas

Vacunas

 

Más sobre las enfermedades

Muchas veces, no conocemos exactamente de qué nos protegen las vacunas. Es por esto que la Dra. Elizabeth Lyon nos explica de manera simple para qué sirven algunas de estas.

 

Es importante que ante cualquier duda, se le pregunte al pediatra que trata a su hijo o hija y conozca de qué se protege a su pequeño y al resto.

 

● Hepatitis: es un virus que causa la inflamación del hígado de quien la padece. Entre las existentes se encuentran:

  • Hepatitis B: puede ser prevenida con vacunación
  • Hepatitis C
  • Hepatitis alcohólica: ocurre por beber bebidas alcohólicas en exceso
  • Hepatitis autoinmune: ocurre cuando el sistema inmunológico afecta al hígado
  • Hepatitis D: no tiene vacuna conocida
  • Hepatitis A: puede ser prevenida con vacunación
  • Hepatitis E: no tiene vacuna conocida

 

● Tétanos: es una infección al músculo y nervios, que provoca dolores extremos y puede ser mortal, ya que en casos más extremos puede afectar al sistema respiratorio. Normalmente, se contagia por el contacto de la bacteria a través de un corte profundo.

 

● Difteria: infección que afecta a la garganta, nariz y laringe. Los síntomas comunes son dolor en las zonas afectadas, aumento de la temperatura, inflamación de los ganglios linfáticos y falta de energía y fuerza. Esta se encuentra erradicada en Chile.

 

● Tos Convulsiva: esta infección afecta al sistema respiratorio. Como dice su nombre, el síntoma más característico es la tos, estornudos y mucosidades. Esta enfermedad es altamente contagiosa y se puede adquirir por vía aérea, contacto directo con quien padece la patología y contacto con las mucosidades o saliva.

 

● Papiloma Humano: esta es una enfermedad de transmisión sexual, que se caracteriza por la aparición de verrugas en los genitales y otras partes del cuerpo. Existen cepas de este virus que pueden causar cáncer uterino. Si bien no hay cura para el virus, sí se pueden tratar los síntomas. Debido a que es una de las ETS más comunes, hoy esta vacuna está dentro del calendario de menores, tanto para niños como niñas de 4° básico, ya que así se disminuyen las posibilidades de trasmisión. Se puede padecer esta enfermedad y ser portador de esta, tanto hombres como mujeres, sin mostrar sintomatología.

 

● Sarampión: es una enfermedad viral de alto potencial de propagación y contagio, el cual puede ocurrir a través del aire, por saliva al toser o estornudar. Los síntomas más comunes son tos, mucosidad nasal, ojos rojos e hinchados, fiebre y sarpullido rojo en la piel. Estos no aparecen hasta 7 o 14 días postcontagio. Se encuentra erradicada en Chile. Los casos de Sarampión que se han reportado en el país son “importados” por personas que han viajado a otros países. Es por este motivo que se ha realizado un protocolo de viaje para dicha vacuna, importante de consultar con su pediatra, para niños y determinados grupos etarios para cuidar a adultos.

 

● Rubeola: conocida también como Sarpullido Rojo, es una infección viral contagiosa que tiene sintomatología similar a la del Sarampión.

 

● Varicela o Peste Cristal: esta peste se caracteriza por un sarpullido tipo granitos rojos y amarillos que causan comezón, con fiebre y dolores gástricos. Es común en niños de entre 2 y 6 años. Sin embargo, tanto niños como adultos pueden padecerla, por lo que se recomienda su vacunación.

 

● Paperas: es una infección viral que afecta directamente a las glándulas salivales que se encuentran debajo y en frente de las orejas. Es altamente contagiosa y el mayor riesgo viene al tener contacto con la saliva del paciente.

 

Para algunas personas puede ser asintomática, pero normalmente se presenta con una hinchazón en las mejillas y en la parte inferior de la mandíbula.

Conoce nuestro equipo médico y

reserva tu hora de pediatría
Compartir en Redes Sociales
Share on facebook
Share on whatsapp
Share on twitter