fbpx

¿Cómo calificas tu experiencia en nuestra página?

¡Gracias por tu respuesta!

¿En qué podemos mejorar?

¿Te gustaría dejarnos algún

comentario adicional? (Opcional)

ENVIAR

¡Muchas gracias!

Estamos trabajando para brindarte una mejor experiencia

“Me cambió la vida: no hay diferencia con mi pierna sana”

“Me cambió la vida: no hay diferencia con mi pierna sana”

Contenidos

Todo comenzó con una primera operación cuando Verónica Morán tenía 20 años. Ahí su vida se transformó en un caos. “Me cortaron un pedazo de cabeza del fémur, lo que vino acompañado de mucho dolor e hinchazón y luego una larga búsqueda de doctores”, recuerda 37 años después.

 

Le hicieron cuatro operaciones en su cadera, y tras cada intervención pasaba tres meses en cama.Después no tuvo problemas hasta que nació su segunda hija y comenzó con artrosis en la cadera izquierda. Empezó todo de nuevo.

 

En 2006 se sometió a la sexta cirugía,y estuvo bien hasta que seis años después sufrió una caída,por la cual debieron operarla por más de 10 horaspara cambiar su prótesis. Pocos días después se le hinchó la pierna, y tuvieron que hacerle un lavado quirúrgico.Al poco tiempo se operó porluxación de cadera y tuvo que andar con una órtesis (especie de corsé para inmovilizar totalmente la pierna).

 

Una complicación tras otra, hasta que después de visitar varias clínicas y doctores y soportar 15 cirugías, llegó a INDISA. “El doctor me explicó todo como nadie lo había hecho antes, habló en simple y pude entender el escenario. El equipo médico me sorprendió, el trato humano y cercano lo voy a recordar siempre. Me dio mucha confianza”, cuenta Verónica.

 

El Dr. Cristóbal Meirovich, miembro del equipo de Cirugía Reconstructiva Articular del Servicio de Traumatología de Clínica INDISA, estuvo a cargo del caso de Verónica, quien se sometió a su última cirugía de urgencia en abril pasado.

 

“Es un caso complejo, porque está agotada de tantas intervenciones que no lograron mejorar su calidad de vida. Hoy creemos ir por buen camino y su espíritu positivo y disciplina para cumplir las indicaciones médicas contribuyen a su progresivo bienestar”, detalla el doctor Meirovich.

 

El especialista agrega que la recuperación ha sido excepcional. “Se siente bien, sin dolor, tiene movilidad completa, y está autorizada a dejar el bastón y caminar como cualquier persona, sin ningún apoyo”, precisó.

Antes estaba muy limitada. “Podía dormir solo en una posición, no podía agacharme, ni caminar bien. Además estaba acomplejada porque era deforme, tenía una pierna hinchada y gorda, y la otra normal”, comenta Verónica.

 

A esto se le agregaba un dolor intenso y permanente. Era una muy mala experiencia que no terminaba nunca.En cambio hoy Verónica puede vestirse bien, ducharse sin dificultades y caminar sin dolor, entre otras actividades que

Conoce nuestro equipo médico

reserva tu hora de traumatología
Notas relacionadas

Conoce nuestro equipo médico y

reserva tu hora de traumatología
Compartir en Redes Sociales
Share on facebook
Share on whatsapp
Share on twitter