fbpx

¿Cómo calificas tu experiencia en nuestra página?

¡Gracias por tu respuesta!

¿En qué podemos mejorar?

¿Te gustaría dejarnos algún

comentario adicional? (Opcional)

ENVIAR

¡Muchas gracias!

Estamos trabajando para brindarte una mejor experiencia

Cuidados de la piel para la tercera edad en invierno

Cuidados de la piel para la tercera edad en invierno

Contenidos

Con el paso de los años, los cambios en la piel se hacen más evidentes. Sin embargo, con los cuidados adecuados, estos se pueden reducir, ayudando a que sienta y se vea más joven y sana.

 

Por ello, la dermatóloga de Clínica INDISA, Dra. Nicole Jadue, nos guía con recomendaciones y consejos:

 

 

A la hora del baño:

 

Baños de tina o duchas cortas (menos de 10 minutos) y con agua tibia. Está demostrado que los baños largos y las altas temperaturas eliminan el manto graso natural de la piel, generando resequedad y picazón. De hecho, esta es una de las causas más frecuente de consulta en la tercera edad.

 

Evitar el jabón en barra y las esponjas. Idealmente, cambiarlo por limpiadores que sean suaves, cremosos y sin perfume, o bien sustitutos de jabón (Syndet). “La piel del adulto mayor se ensucia poco y el uso de jabones o exfoliantes puede dañar e irritar su piel, que además es más delgada y sensible”, indica la dermatóloga de Clínica INDISA.

 

Secar en forma suave, tocar sin frotar y humectar inmediatamente después del baño. Tener la piel húmeda al aplicar las cremas hidratantes favorece la absorción de estas, disminuye la sequedad, restaura la barrera cutánea y alivia la picazón.

 

Ante la humedad ambiental:

 

Los sistemas de calefacción que eliminan la humedad del aire aumentan la resequedad cutánea y, por ende, la picazón.

 

Procure ventilar las habitaciones cerradas, al menos, una vez al día.

 

Cuidado de las manos:

 

Use guantes siempre antes de realizar cualquier tipo de labor que implique el contacto con productos químicos (lavalozas, detergentes), agentes físicos (labores de jardinería o carpintería) y exposición solar. Esta medida evita la aparición de alergias e irritaciones, al tiempo que limita el riesgo de lesiones traumáticas.

 

Humecte sus manos inmediatamente después de efectuar las labores antes mencionadas para recuperar el manto ácido natural de la piel.

 

 

Protección solar:

 

Use protector solar diario, aunque no esté expuesto al sol. El empleo de filtro solar no se limita solo a la protección contra los rayos ultravioleta y a evitar el riesgo de desarrollar cáncer de la piel; también previene o retrasa el foto-envejecimiento cutáneo, que es responsable de muchas de las manchas y arrugas que caracterizan esta etapa de la vida.

 

Siempre privilegie el uso de ropa que cubra la mayor cantidad de piel posible, así evitará la resequedad y limitará el daño solar y la posibilidad de lesiones físicas.

 

Cuidados específicos:

 

Lave su rostro diariamente para sacar el maquillaje y eliminar los restos de polución ambiental a los que pudo haber estado expuesta la piel.

 

Evite el uso de perfumes y productos para el cuidado de la piel que tengan fragancia, ya que favorecen la irritación, la resequedad y la picazón de la piel.

 

Hidrate siempre su piel después del lavado para recuperar la barrera protectora cutánea adelgazada por la edad e irritada por los agentes externos (agua, luz, frío, contaminación, etc.). Idealmente, use productos específicos para cada área (rostro, manos y cuerpo), ya que cada región posee características especiales.

 

 

Por último, ¿por qué visitar a su dermatólogo una vez al año?

 

Como indica la dermatóloga de Clínica INDISA, Dra. Nicole Jadue, “el daño solar es acumulativo, por lo que en la tercera edad aumenta el riesgo de desarrollar lesiones precancerígenas o formas de cáncer de piel relacionadas con la radiación ultravioleta. La mayoría de estas lesiones, si son pesquisadas a tiempo, son curables solo con tratamiento quirúrgico”.
De tal manera, los cambios cutáneos relacionados con la edad son manejables o pueden aminorarse con la ayuda de un especialista, quien supervisará su rutina de cuidados y le asesorará en los cuidados específicos necesarios.

 

Si estás notando los primeros signos de cansancio o envejecimiento en tu piel, no dudes en consultar con alguno de nuestros especialistas de Clínica INDISA, quienes te ayudarán a buscar la mejor forma para diagnosticar tu situación.

 

Dra. Nicole Jadue
Dermatóloga de Clínica INDISA.

Conoce nuestro equipo médico y

reserva tu hora de dermatología
Compartir en Redes Sociales
Share on facebook
Share on whatsapp
Share on twitter