fbpx

¿Cómo calificas tu experiencia en nuestra página?

¡Gracias por tu respuesta!

¿En qué podemos mejorar?

¿Te gustaría dejarnos algún

comentario adicional? (Opcional)

ENVIAR

¡Muchas gracias!

Estamos trabajando para brindarte una mejor experiencia

Embarazos de alto riesgo: causas y cuidados preventivos

Embarazos de alto riesgo: causas y cuidados preventivos

Doctora chequeando barriga de embarazada - embarazos riesgo
La espera de un hijo puede ser la etapa más linda para una familia. Sin embargo, durante los controles prenatales, existe la posibilidad de que el médico identifique algún problema, que pueda desencadenar, por ejemplo, un parto prematuro. Ese embarazo, a partir de ese momento, comienza a considerarse como de alto riesgo.

El doctor Patricio Vásquez, gineco obstetra de Clínica INDISA, junto al doctor Jorge Gutiérrez , jefe de la Unidad de Medicina Materno Fetal de Clínica INDISA, nos explican sobre este tipo de embarazos, como identificarlos y como prevenirlos.

Contenidos

¿Qué es un embarazo de alto riesgo?

Los embarazos de alto riesgo son todos aquellos en los que existe alguna patología, ya sea propia de la madre, del feto o de ambos. Esta puede ocurrir previa al embarazo o desarrollada en el proceso de gestación.

 

Estos problemas aumentan la probabilidad de que se genere un parto anticipado o prematuro, poniendo en riesgo principalmente al recién nacido. Especialmente en lo concerniente a su desarrollo neurológico, según explica el doctor Vásquez.

 

¿Qué es un parto prematuro?

El doctor Gutiérrez nos señala que todo embarazo que termina antes de las 37 semanas es considerado de pre término o prematuro.

 

La Organización Mundial de la Salud (OMS) estima que cada año nacen unos 15 millones de niños prematuros en el mundo, es decir, uno de cada 10 embarazos y cada 30 segundos un niño morirá como consecuencia de haber nacido prematuro, especialmente en países en vías de desarrollo.

 
 

 
 

Existen tres categorías para estos recién nacidos:

1. Prematuros tardíos: los que nacen entre las 32 y 37 semanas

2. Muy prematuros: nacidos entre las 28 y 32 semanas

3. Prematuros extremos: aquellos que nacen antes de las 28 semanas

 

Síntomas de un parto prematuro

Los síntomas más comunes que caracterizan un parto de pretermino son:

1. Contracciones uterinas: estas suelen ser regulares y a veces, dolorosas

2. Pérdida de líquido amniótico por los genitales antes de la semana 37

3. Sangrado vaginal similar a una regla

4. Sensación de peso vaginal en ausencia de contracciones

5. Cambios en las características del flujo vaginal

Patologías asociadas al embarazo de alto riesgo

De acuerdo con el doctor Vásquez, las patologías que mas frecuentemente dan cuenta de un embarazo de alto riesgo son:

 

● Preeclampsia: cuando existe una hipertensión en la madre de aparición posterior a las 22 semanas generada por la propia placenta y que se caracteriza por:

 

• Presión arterial elevada
• Pérdida de proteínas por la orina.

Algunos signos o síntomas que denotan severidad del cuadro como por ejemplo:

 

• Cefaleas intensas
• Hipersensibilidad a la luz
• Zumbido de oídos
• Dolor en la boca del estómago
• Vómitos o náuseas
• Menos orina
• Retención de líquidos en cara, cuerpo y extremidades

 

● Diabetes gestacional: esta es una alteración metabólica que ocurre cuando el cuerpo no puede producir ni utilizar la insulina necesaria para que la glucosa ingrese a las células y se utilice como energía, generando en la sangre una hiperglucemia. Esta es dañina para la madre pero especialmente para el feto, ya que crece más de lo normal y su líquido amniótico aumenta en demasía, favoreciendo el parto prematuro por sobredistensión del útero.

 

● Restricción del crecimiento intrauterino: esto ocurre cuando el bebé dentro del útero no crece de acuerdo a su potencial genético, dando como resultado un niño desnutrido intrauterino. Esto puede ocasionarse por la falta de nutrientes u oxígeno secundario a una placenta insuficiente. Sin embargo, existen también otras causas:

 

• Malformaciones genéticas.
• Malos hábitos durante el embarazo: consumo de tabaco, alcohol o drogas.
• Consumo de ciertos medicamentos.
• Infecciones.
• Hipertensión.

 

● Embarazos múltiples: cuando en el útero hay más de un niño. Esto ocurre especialmente si hay una sola placenta.

 

● Colestasia intrahepatica del embarazo: es la picazón de las manos y los pies, especialmente en las noches. Esta está asociada a orinas oscuras, debida a una mala circulación de los ácidos biliares, lo que determina un elevado riesgo de parto prematuro y también riesgo del bienestar fetal.

 

Es una condición seria que suele aparecer después de las 30 semanas, aunque se han visto caos severos que aparecen mucho antes.

 

● Infecciones de las vías urinarias: éstas son frecuentes en las mujeres y pueden ocurrir también durante el embarazo. Al no ser tratadas con los antibióticos correspondientes, pueden generar un parto adelantado y eventualmente un cuadro serio infeccioso en la madre.

 

Eso sí, cualquier antibiótico que se administre debe ser entregado por el médico, para así asegurar que el médicamente no dañe al bebé en formación.

 

Cifras importantes

El doctor Patricio Vásquez explica que “antes, lo habitual era que el 15% de las madres se enfrentaran a un embarazo de este tipo, pero esto ha ido en aumento. La gran tasa de futuras madres sobre los 30 años, el crecimiento en el uso de las fertilizaciones asistidas (más embarazos múltiples) y una población materna con sobrepeso (cerca del 60% de las pacientes), aumentan la propensión a problemas como la diabetes y la hipertensión”, sostuvo el especialista.

 

“El principal problema que tenemos hoy es que la población materna ha aumentado en edad y masa corporal”, factores que están siendo muy determinantes en el desarrollo de embarazos de alto riesgo.

 

Cómo prevenir un embarazo de alto riesgo

El doctor Gutiérrez nos explica que desafortunadamente, el 80% de las mamás que tienen partos prematuros no tienen factores de riesgo que permitirían predecir una alta probabilidad de tener un parto prematuro.

 

Debido a esto, su prevención es difícil, sin embargo, puedes seguir las siguientes recomendaciones:

 

1. Asistir a los controles prenatales: el doctor Vásquez asegura que es posible detectar gran parte de los casos oportunamente. “El control prenatal está estructurado para hacer una búsqueda precoz de los riesgos y así abordarlos de manera segura y oportuna”, por lo que la clave está en tener un seguimiento responsable del proceso de gestación.

 

De acuerdo con el doctor Gutiérrez, la ecografía del cuello uterino a las 22 semanas puede aportar algo a la prevención. Si una madre ha tenido partos prematuros antes, entonces su riesgo de sufrir nuevamente un embarazo prematuro se incrementa si el cuello uterino mide menos de 25 mms a las 22 semanas.

 

2. Escuchar al cuerpo: un parto prematuro tiene los síntomas descritos más arriba, pero antes de tiempo. Es por eso que hay que escuchar al cuerpo: si algo no anda bien y es fuera de lo común para su embarazo, la mujer tiene que consultar a su ginecólogo para descartar riesgo de prematurez o bien, tratar a la madre y a su hijo con tiempo para evitar secuelas si el parto llega finalmente a producirse.

 

3. Cambiar los hábitos y tener un estilo de vida saludable: es importante dejar de consumir alcohol, tabaco y drogas. Empezar a alimentarse de la mejor manera, ojalá eliminando las grasas saturadas, ciertos alimentos crudos de origen animal y quesos no pasteurizados, además de preferir frutas y verduras frescas.

 

Empezar o seguir con una rutina de ejercicio. Si es primera vez que se tiene unan rutina, partir de a poco, con asesoría de alguien acreditado como kinesiólogos o matronas.

 

Ante cualquier duda relacionada con embarazo de alto riesgo, debe saber que la Clínica INDISA cuenta con una Unidad de Medicina Materno-Fetal que se enfoca en las mamás con patologías en su embarazo, ya sea para estudio ambulatorio u hospitalizadas.

 

Entregando, además de vigilancia fetal estricta y dedicada, los cuidados necesarios para determinar en conjunto con un equipo multidisciplinario, el momento más adecuado para que el niño nazca en el mejor escenario clínico posible.

 

Clínica INDISA, tu tranquilidad en buenas manos

La Unidad de Neonatología de Clínica INDISA es una de las más reconocidas a nivel nacional y es la más grande en el ámbito privado.

 

Nuestra Unidad de Paciente Crítico Neonatal (UPCN) tiene capacidad para atender 50 pacientes y todos nuestros cupos son individuales, por lo que fomentamos el apego de los padres, la privacidad de la familia y en generar un ambiente contenedor, siempre teniendo como principal preocupación la salud del recién nacido y su círculo más cercano.

 

Si los padres se encuentran interesados en conocer la unidad, conversar con el equipo médico y consultar dudas respecto a la enfermedad y tratamiento de su hijo, pueden agendar una cita contactándose directamente con la secretaria de Neonatología al teléfono (+56) 22 362 5229.

 


Dr. Jorge Gutiérrez,

Jefe de la Unidad de Medicina
Materno Fetal de Clínica INDISA.

 


Dr. Patricio Vásquez
Ginecólogo de Clínica INDISA.

 
 

Conoce nuestro equipo médico y

reserva tu hora de ginecología
Compartir en Redes Sociales
Share on facebook
Share on whatsapp
Share on twitter