fbpx

¿Cómo calificas tu experiencia en nuestra página?

¡Gracias por tu respuesta!

¿En qué podemos mejorar?

¿Te gustaría dejarnos algún

comentario adicional? (Opcional)

ENVIAR

¡Muchas gracias!

Estamos trabajando para brindarte una mejor experiencia

Pequeños con hipertensión

Pequeños con hipertensión

Contenidos

¿Sabías que los más pequeños también pueden sufrir hipertensión, patología que tiene como característica el aumento de la presión arterial por encima del rango normal para el sexo, talla y edad de los pacientes?

 

El Dr. Jean Grandy, experto en pediatría y nefrología de Clínica INDISA, señala que “la hipertensión en pediatría es menos frecuente que en adultos. Se estima que del 2% al 3% de la población infantil puede padecerla, sin embargo dado a que habitualmente no da síntomas para diagnosticarla, es necesario poner atención en factores de riesgo y tomar la presión arterial en forma preventiva, situación que no está incorporada como rutina, a lo que se le agrega la dificultad para tomar la presión arterial a niños chicos”.

 

Comenta también que a todo niño sobre 3 años se les debe tomar la presión arterial en forma preventiva al menos una vez al año. “Si existen factores de riesgo personales o familiares siempre se debiera tomar la presión arterial independiente de la edad. A medida que el paciente es más pequeño, se incrementa las causas secundarias con más probabilidad de encontrar una causa curable para la hipertensión. La prevención y detección precoz es fundamental”.

 
 

 
 

El doctor de Clínica INDISA nos responde las preguntas más frecuentes que surgen sobre esta patología:

 

¿Cómo un niño puede llegar a  ser hipertenso?

En recién nacidos y lactantes, las causas derivan de enfermedades renales o cardiacas. En la medida que el niño crece, comienza a aparecer la hipertensión esencial propia del adulto.

 

La hipertensión esencial tiene un rol hereditario importante que se ve potenciado con los malos hábitos alimentarios, como el exceso de consumo de sal, comida poco saludable, obesidad y dislipidemia. Hijos de padres hipertensos tienen más susceptibilidad de hacer hipertensión esencial en el futuro.

 

¿Cuáles son los síntomas?

Habitualmente la hipertensión no tiene síntomas. En los lactantes se puede sospechar su existencia por insuficiencia cardiaca, soplos y mal incremento ponderal.

 

En tanto, cuando la hipertensión es severa y se trata de pacientes mayores, se presentan síntomas como cefalea, visión borrosa o abombamiento.

 

¿Qué consecuencias puede traer consigo?

La hipertensión sin tratamiento eleva el riesgo de mortalidad cardiovascular, accidentes cerebros vasculares, daño vascular y daño en órganos blancos, como el riñón, generando enfermedad renal crónica, la que incluso puede llevar a la necesidad de realizar diálisis.

 

¿Cuál es el tratamiento?

EL tratamiento depende de la causa. Siempre es importante  tener un buen hábito alimentario y evitar excesos. Controlar la obesidad, la dislipidemia, hacer ejercicio periódico y disminuir la ingesta de sal son los pilares del tratamiento no farmacológico.

 

Si no hay respuesta favorable con estas medidas o la hipertensión es moderada o severa, se usan antihipertensivos.

 

¿Qué restricciones tendrán los menores?

 

Las restricciones son acotadas: tener hábitos saludables y usar los medicamentos en forma constante cuando están indicados. Una alimentación sana significa sin sal, evitando la comida chatarra y los productos envasados, bebidas de fantasía, entre otras cosas.
 
 

Dr. Jean Grandy,
Experto en pediatría y nefrología de Clínica INDISA.

Conoce nuestro equipo médico y

reserva tu hora de pediatría
Compartir en Redes Sociales
Share on facebook
Share on whatsapp
Share on twitter