Reserva de horas

MESA CENTRAL 2 2362 5555
RESERVA DE HORAS 2 2362 5400

Clínica INDISA
Buscar 
Destacados

Sexualidad durante el embarazo: mitos y realidades


bebé recién nacido

El 4 de septiembre se conmemora el Día Mundial de la Salud Sexual. Descubre aquí como disfrutar de manera segura en esta etapa.

El embarazo es una linda etapa en la vida de una mujer, pero va de la mano con una serie de cambios físicos y psicológicos. Según el ginecólogo de Clínica INDISA, Patricio Vásquez, si este se desarrolla normalmente, la sexualidad no tiene por qué verse afectada.

Conversamos con el especialista para aclarar tus dudas y derribamos las creencias más populares.

Los 3 mitos más comunes

1. Miedo de dañar el feto: ya sea el terror de producir un aborto o romper las membranas, el Dr. Vásquez no explica que esto no podría pasar, ya que el bebé está protegido por el líquido amniótico y las gruesas paredes del útero, que además está sellado por una membrana mucosa que lo protege.

Además, aunque usted no lo crea, se aconseja que la pareja mantenga su sexualidad activa durante todo el embarazo.

2. Las mujeres pierden la libido por los cambios hormonales: El ginecólogo explica que esto no es necesariamente verdad, todas las embarazadas tienen distintos deseos y necesidades. “En algunas pacientes se observa el mismo nivel de libido, mientras que en otras aumenta o disminuye. Tiene más relación con factores psicológicos que hormonales, como ocurre en toda la vida” explica el experto.

3. El embarazo nos protege de enfermedades de transmisión sexual: El especialista aclara que de ninguna manera estar embarazada protege a las mujeres contra las enfermedades de transmisión sexual o bien, de trasmitirla. El contagio puede afectarnos a nosotras y al bebé.

Lo único que efectivamente ocurre es que una mujer no puede quedar embarazadas de nuevo durante el embarazo.

6 Beneficios de las relaciones sexuales durante el embarazo.

Por otra parte, y según el ginecólogo de Clínica INDISA, la sexualidad durante el embarazo tiene bastantes beneficios. Aquí compartimos contigo algunos de ellos:

1. Se liberan endorfinas y encefalinas: hormonas encargadas del bienestar.

2. Suave masaje: el útero recibe las contracciones orgásmicas y genera en el bebé una sensación de leve presión.

3. Mamá feliz: el bebé percibe los cambios en el tono de voz de la mamá y sus risas, sabe que en ese momento algo bueno le está sucediendo.

4. Mejor lubricación vaginal: al tener mayor flujo sanguíneo también aumenta las secreciones vaginales. Las relaciones íntimas son mucho más placenteras y se amplifica la cantidad y la calidad de los orgasmos.

5. Alivia dolores y las molestias: es como un analgésico para dolores musculares y de cabeza.

6. Aporta beneficios emocionales: renueva el vínculo de pareja. Le brinda a la madre el apoyo emocional que necesita para hacer frente a este período.

Cuándo no tener relaciones sexuales durante el embrazo:

Giselle Pérez, ginecóloga de Clínica INDISA, nos explica que existen cuadros médicos que deben considerarse y que ameritan la suspensión de la actividad sexual.

1. Cuando se ve un sangrado irregular o inicios de este.

2. Si genera contracciones antes de la fecha de término, esto podría adelantar y ser un parto prematuro.

3. Cuando se han diagnosticado problema en la placenta: tales como insuficiencia placentaria o placenta previa.

4. Si se tiene embarazos múltiples y ha habido contracciones que hagan sospechar la posibilidad de un parto pre término, ya que hay que considerar que estos embarazos son más propensos a un parto prematuro.

5. Si algún integrante de la pareja tiene una infección genital.

6. Si se rompe la bolsa amniótica.

7. Si se tiene alguna enfermedad de trasmisión sexual.

Sexualidad durante los trimestres: cómo nos afecta

Como mencionamos al inicio, todas las mujeres viven su sexualidad de manera distinta y cómo les acomoda. Y de la misma manera su deseo de mantener relaciones sexuales puede cambiar durante todo el embarazo, sin embargo, en los distintos trimestres pueden existir algunas tendencias:

Primer trimestre: El cuerpo se está preparando para generar una nueva vida, por lo que está en constante cambio, tanto físico como hormonal. Esto la puede hacer sentir cambiante, con síntomas típicos de esta etapa, como vómitos, asco, cansancio y nauseas.

Puede ser que estos cambios la hagan sentir menos deseada o dispuesta. Eso es solo en algunos casos. Ya que la revolución de hormonas, también puede generar un aumento de libido en las primeras semanas.

Segundo trimestre: Debido a que en esta etapa del embarazo el cuerpo ya está con menos cambios, es normal que exista una reconexión con el cuerpo, una comodidad mayor al ver que los síntomas del primer trimestre desaparecieron. Como en esta etapa el vientre sigue siendo algo pequeño, por lo que todavía puede ser cómodo el mantener relaciones sexuales.

Tercer trimestre: Ya finalizando el embarazo, se puede ver una tendencia a estar menos dispuesta a mantener relaciones sexuales con la pareja debido al tamaño del vientre, además de dificultar algunas posiciones sexuales. Sin embargo, sigue siendo seguro mantener relaciones, ya que no podría llegar a generar un embarazo prematuro.

Sexo después del parto ¿cuándo y cómo?

La Dra. Pérez nos explica que para tener relaciones sexuales después del parto, depende de cómo fue este. Sin embargo, un buen referente o momento para preguntar es en el control después del parto. Ya que dependerá de cada ginecólogo lo que recomiende para cada mamá. Normalmente, la abstinencia se indica durante un mes. Sin embargo siempre hay que tener en cuenta:

  • Uso de anticonceptivos: Si bien el estar dando pecho puede ayudar como un anticonceptivo natural, este no es cien por ciento confiable, por lo que se recomienda siempre seguir utilizando anticonceptivos si no se está buscando otro embarazo.
  • Lubricante: debido a que se está en un proceso, nuevamente, de cambios hormonales y en periodo de lactancia, la vagina se puede ver más seca de lo normal. En estos casos se puede usar gel lubricante para ayudar a que la relación sexual sea cómoda y estimulante.
  • Paciencia con el cuerpo: Debido a que el trabajo de parto es una experiencia de harto estrés para el cuerpo, sobre todo para la zona vaginal, es posible que el placer no sea cómo antes. Sobre todo por el trabajo muscular durante el trabajo de parto. Para esto y como ayuda también para fortalecer el piso pélvico, se recomiendan distintos ejercicios, como kegel.
  • Entender la nueva etapa de madre mujer: Nadie espera que se retome la vida sexual de manera rápida y menos con todo el trabajo que puede significar un recién nacido, además de todos los cambios que sufre el cuerpo durante y después de un embarazo. Por lo que si se quiere tomar un descanso, vivir esta etapa de otra manera, no debe sentirse mal o agobiada. Todas tenemos nuestros tiempos.