Clínica INDISA - Clínica de Familia
Reserva de horas
Mesa central
Reserva de horas
2 2362 5555
2 2362 5400
Buscar
Destacados

“Nunca piensas que te va a pasar a ti”

El 19 de noviembre de 2013 cambió la vida de Carol Muñoz (28) para siempre. Un infarto medular y otro cerebeloso la mantuvieron hospitalizada más de dos meses en Clínica INDISA, donde hoy continúa la rehabilitación que ha mejorado enormemente su calidad de vida, aprendiendo a gozar de las cosas simples de la vida.

“Desperté con un dolor de cuello muy fuerte, tenía que ir a una entrevista de trabajo y pensé que era un mal augurio. Al salir de la ducha intenté secarme el pelo, pero no me pude el enchufe del secador. Se me empezó a dormir el cuerpo, al poco rato ya no sentía los brazos ni las piernas”, recuerda Carol.

En un principio no sabían cuál era el diagnóstico, le hicieron muchos exámenes de todo tipo. “A su edad, los accidentes vasculares son muy poco habituales. Primero se pensó que era una inflamación de la médula, que es la causa más frecuente a esa edad, pero habían otros factores que nos llamaban la atención, por lo que continuamos con otros exámenes, y finalmente mostraron que tenía un accidente vascular medular, lo que significa que tuvo un déficit motor del brazo y pierna izquierda”, comenta su médico tratante, Dr. Roque Villagra, neurólogo de Clínica INDISA.

El diagnóstico le dio miedo. Pensó que iba a morir y no quería morirse. Las primeras semanas no podía moverse, su cuerpo no respondía a las instrucciones, sin embargo, Carol no se daba por vencida y cada vez que se despertaba en la noche intentaba mover la pierna, el brazo o los dedos, una y otra vez.

Esta joven constructora civil no está acostumbrada a no poder hacer algo, porque siempre ha luchado por conseguir lo que se propone hasta que lo logra, lo que se ha visto reflejado también en su rápida recuperación y en sus sesiones de 3 a 4 horas de terapia ocupacional y kinesiología todos los días.

Hoy, su mayor miedo es no recuperar la movilidad total del brazo derecho. Dos veces le han inyectado botox para soltar el músculo y aunque todavía no recupera la movilidad total, ha mejorado muchísimo, ya que en un principio no se movía nada e incluso tenían que darle de comer; pero para Carol todavía no es suficiente.

La fuerza interna es clave

“Carol ha tenido una evolución bastante satisfactoria. Pudo caminar a las 3 ó 4 semanas, lo que es muy bueno para estos casos, y ahora está moviendo el brazo izquierdo, aunque con una secuela funcional importante, pero se desenvuelve bastante bien”, cuenta el Dr. Villagra.

“Lo más importante en el proceso ha sido el apoyo de mis amigos, de mi familia, del entorno médico, y la fuerza interna que uno tiene. Si me hecho a morir es peor porque avanzo más lento; a veces me deprimo, pero veo que la gente sigue su vida y me tengo que volver a levantar y seguir en lo mío”, reflexiona Carol.

Actualmente, no tiene sensibilidad en el lado derecho de su cuerpo. Siente si la tocan, pero no las temperaturas, y también se vio afectada su fuerza. Sin embargo, de a poco y con mucho esfuerzo ha ido recuperando la sensibilidad en su mano y en su brazo izquierdo.

“Lo más destacable del caso de Carol es la entereza que ella ha tenido para enfrentar las dificultades propias de su enfermedad, es impresionante el empeño que pone en todas sus terapias para salir adelante”, dice el Dr. Villagra.

Carol sabe que es un proceso lento, que aún no termina, pero está segura de que logrará recuperarse. Gracias a su fuerza interna y también al equipo de profesionales que la ha acompañado en todo este proceso, y que ha estado permanentemente preocupado por ella.

Colaboración: Dr. Roque Villagra, neurólogo de Clínica INDISA.
Reserva de Horas



facebook.com/clinicaindisa
Twitter @clinicaindisa
youtube/indisacl
Clínica
Consultas
Avda. Santa María 1810, Providencia
Los Españoles 1855, Providencia
Quienes somos
Trabaje con nosotros
Mapa de sitio
Sitio para médicos