fbpx

Misma operación, diferentes resultados: unos más flacos que otros

Contenidos

Con la manga gástrica en un año el paciente pierde el máximo del exceso de peso, y se ven mejoras en enfermedades asociadas como hipertensión, apneas del sueño, resistencia a la insulina, o diabetes, sin embargo, también existe una alta tasa de rebote en quienes no hacen un cambio de hábitos permanente.

 

Esta cirugía consiste en reducir la capacidad del estómago, de manera que el paciente pueda alimentarse en pocas cantidades sin alterar el tránsito intestinal.

 

La etapa más difícil es después del pabellón, hay quienes no son capaces de dejar los productos que engordan, como los dulces refinados o el alcohol. Ellos tienen un porcentaje de éxito limitado.

 

“Las personas ansiosas creen que con la operación desaparecerá la ansiedad, pero no es así. La operación sólo reduce el tamaño del estómago, lo que permite que el paciente sienta saciedad con una menor cantidad de comida, pero no tiene ninguna relación con la ansiedad. Por eso se necesita de un equipo multidisciplinario y un trabajo con la psicóloga antes y después de la cirugía”, aclara el Dr. Alberto Pérez-Castilla jefe de cirugía de Clínica INDISA.

 

Para que los resultados sean realmente satisfactorios y no volver a engordar, hay que hacer un cambio radical en el estilo de vida para siempre, seguir las indicaciones médicas e ir a los controles. El éxito a largo plazo depende exclusivamente del paciente.

 

“La cirugía es sólo el primer paso para bajar de peso, no es el único ni el último, después se necesita de un gran esfuerzo. La principal razón por la que con el tiempo los pacientes recuperan peso es falta de compromiso”, cuenta el especialista.

Conoce nuestro equipo médico y

reserva tu hora Médica
Compartir en Redes Sociales
Share on facebook
Share on whatsapp
Share on twitter