fbpx

¿Cómo calificas tu experiencia en nuestra página?

¡Gracias por tu respuesta!

¿En qué podemos mejorar?

¿Te gustaría dejarnos algún

comentario adicional? (Opcional)

ENVIAR

¡Muchas gracias!

Estamos trabajando para brindarte una mejor experiencia

Síndrome miofascial: ¡ese dolor en la espalda no es normal!

Síndrome miofascial: ¡ese dolor en la espalda no es normal!

Contenidos

En la actualidad, el cansancio suele ser parte de la vida cotidiana de un adulto y adulto-joven en Chile, en la mayoría, asociado a la alta exigencia física del día a día, lo que junto a malas posturas, sueño no reparador y estrés, entre otros, podrían generar dolores musculares cuyo umbral se escapa de lo normal.

 

“El Síndrome Miofascial (SMF) es un cuadro de dolor, ya sea agudo o crónico, de origen muscular, localizado o en un grupo muscular; es prevalente e incapacitante; suele aparecer tras microtraumatismos repetidos o por el uso excesivo del músculo, y se puede reconocer por la aparición de una banda tensa y dolente, tanto a la palpación como espontáneamente”, explica la kinesióloga Erika Troncoso.

 

Los músculos que se afectan con mayor frecuencia son aquellos que se utilizan para mantener la postura, como los del cuello, hombros y cintura pélvica. Esto podría acompañarse de:

 

• Dolor fuerte en la espalda, entre o a través de los omóplatos.
• Debilidad muscular.
• Fatiga muscular.
• Dolor reproducible y referido.
• Respuesta de espasmo local.
• Limitación de rangos de movimiento.
• Síntomas autonómicos.

 

También, puede ir acompañado de otros síntomas, como mareos, visión borrosa, hiperestesia, adormecimiento, hormigueo, espasmos, calambres y/o debilidad en las tareas diarias.

 

Pese a sus fuertes síntomas, esto tiene solución. De todas maneras, el tratamiento debe ser individualizado y obedecerá al diagnóstico del profesional.

 

 

Entre los tratamientos posibles, se encuentran:

 

• Ejercicio: se recomienda hacer rutinas que ayuden a mantener la fuerza muscular y mantener la funcionalidad para desarrollar las actividades de la vida diaria.

 

• Modificaciones en postura o modos: se trabaja en corregir la forma en que nos sentamos, paramos y movemos. Es importante evaluar el puesto de trabajo y buscar la manera ideal para mantener una postura erguida.

 

• Disminución del estrés: este factor puede provocar que el dolor sea mayor, por lo mismo es importante buscar técnicas integrales que permitan manejar de mejor manera las situaciones de alta tensión.

 

• Masajes: con elongación y trabajo localizado es posible aliviar el dolor en cierto nivel.

 

• Relajantes musculares: ayudan a liberar la tensión muscular localizada.

 

• Infiltración del punto gatillo: mediante punción seca, anestésicos locales, corticoides o toxina botulínica, lo que alivia en gran medida la irradiación del dolor.

 

 

Nuestra kinesióloga Erika Troncoso recomienda que ante cualquier dolor intenso y prolongado de debe acudir con un profesional. En Clínica INDISA contamos con una amplia y completa unidad la cual te puede ayudar al diagnóstico y recuperación de tu problema. Navega en nuestra página y conoce a todo nuestro equipo.

 

Conoce nuestro equipo médico y

reserva tu hora de medicina General
Compartir en Redes Sociales
Share on facebook
Share on whatsapp
Share on twitter