fbpx

¿Cómo calificas tu experiencia en nuestra página?

¡Gracias por tu respuesta!

¿En qué podemos mejorar?

¿Te gustaría dejarnos algún

comentario adicional? (Opcional)

ENVIAR

¡Muchas gracias!

Estamos trabajando para brindarte una mejor experiencia

Traumatología

Traumatología Infantil

En Clínica INDISA contamos con un equipo de traumatólogos y ortopedistas dedicados exclusivamente a diagnosticar y tratar enfermedades en pacientes pediátricos, sean recién nacidos, niños o adolescentes. Nuestra misión es ayudarlos a recuperarse y a mejorar su calidad de vida tras sufrir una fractura, esguince, lesión traumática de alto/bajo impacto o también, al presentar enfermedades durante el crecimiento como infecciones óseas, tumores, deformidades, displasias, discapacidad neurológica, problemas de postura, entre otras causas de visita.

 

Nuestros especialistas cuentan con una formación reconocida a nivel nacional e internacional y con una amplia experiencia en las diferentes subespecialidades que comprende la traumatología infantil.

Ponemos a tu disposición un servicio de primer nivel, el cual es apoyado por las unidades de Imagenología, Medicina Física y  de nuestros pabellones quirúrgicos instrumentales de ultima generación. Con todo esto, podemos atender todo tipo de patologías traumáticas, ortopédicas, tumorales y deformidades musculoesqueléticas.  

Nuestro énfasis

Trastornos congénitos

Patologías tumorales

Los trastornos congénitos son una de las consultas más frecuentes, ya que incluye todo tipo de malformaciones en las extremidades superiores e inferiores del cuerpo, siendo las más comunes la polidactilia, sindactilia, pie bot o zambio, escoliosis, displasia de cadera, entre otras. 

De la misma manera, nuestra unidad cuenta con médicos expertos en patologías tumorales, con reconocida experiencia en cirugía oncológica, enfocados tanto en adultos como en niños, participando de forma conjunta en la evaluación y tratamiento de este tipo de patologías.

Equipo Médico

Dr. Oscar Ardiles Carvajal

Traumatología Infantil - General

Adulto

Dr. Juan Carlos Denegri Coria

Traumatología Infantil - General - Rodilla

Adulto

Dr. José Espinosa Pérez-Villamil

Traumatología Infantil - Columna y Escoliosis

Adulto

Dr. Juan Fuenzalida Risopatrón

Traumatología Infantil - General - Tumores

Adulto

Dr. Juan Hernández Bueno

Traumatología Infantil - General - Deformidades

Adulto

Dr. Pablo Krainz Fredes

Traumatología Infantil - Columna y Escoliosis

Adulto

Dr. Marcelo Lizama Beiza

Traumatología Infantil - General

Adulto

Dr. Patricio Morales Bencini

Traumatología Infantil - General

Adulto

Dr. Javier Paulos Montenegro

Traumatología Infantil - General - Neuroortopedia

Adulto

Dr. Sergio Poblete Currihual

Traumatología Infantil - General - Pie

Adulto

Dr. José Riquelme Padrón

Traumatología Infantil - General

Adulto

Patologías y cirugías

acordeon_img_0

Se define como la caída o aplanamiento del arco plantar, y se diferencian dos grandes grupos de pacientes: 1) Pie Plano Flexible y 2) Pie Plano Rígido. El Pie Plano Flexible es una condición durante el desarrollo que evoluciona generalmente a la corrección espontánea en la gran mayoría de los niños mientras crecen. No duele ni molesta y no afecta en las actividades deportivas habituales. En cambio, el Pie Plano Rígido, es, por lo general, doloroso y no se corrige de forma espontánea, dificultando la actividad deportiva.

Afortunadamente es mucho menos frecuente que el flexible y requiere tratamiento. El uso de plantillas no corrige el pie plano, solo compensa a algunos niños que tienen molestias, dolores de pies, o dificultad en el deporte, por tanto, se indican y usan cada vez menos. El examen clínico hecho por el ortopedista infantil, y eventualmente el uso de algún examen de imágenes, determinan el diagnóstico, y permiten proponer un tratamiento, que puede ir desde la observación, rehabilitación, o incluso cirugía en algunos pocos casos. El mito de que el pie plano deforma la columna no es real.

acordeon_img_1

Se define como una alteración de la columna caracterizada por una curva lateral de grado variable asociado a la rotación de las vértebras, que pueden ocurrir en cualquier etapa del crecimiento del niño, siendo más frecuente en adolescentes.

Si bien hay múltiples causas (congénitas, neuromusculares, secundarias, etc.), la causa más común es desconocida o idiopática.

En general se reconoce a la escoliosis como una afección asintomática, aunque en ocasiones por desbalance muscular, el niño se puede quejar de dolor. Lo más característico es la asimetría (desigualdad) del tronco que el niño o sus padres pueden notar como:

• Diferencia de altura de hombros y escapulas (omóplatos o paletas)
• Asimetría en la ropa
• Inclinación lateral del tronco
• Asimetría de las caderas

El diagnostico lo debe realizar un ortopedista infantil quien realizará un examen físico completo y su tratamiento dependerá según la severidad de la curva, pudiendo ser necesario: observación en el tiempo, kinesiología, uso de corsé ortopédico y en casos más severos el tratamiento quirúrgico.

acordeon_img_2

El dolor de talón es una consulta frecuente de los niños, siendo la Enfermedad de Sever o apofisitis de calcáneo, la causa más frecuente. El calcáneo o hueso del talón, tiene su cartílago de crecimiento justo en la zona de inserción de tendón de Aquiles, que, por el crecimiento del niño esta tenso y provocando estrés a este nivel, y por lo tanto, dolor.

El dolor es más frecuente en niños o niñas entre 7 y 13 años. Se acentúa con el deporte, específicamente con aquellos como salto (voleibol o basquetbol). Generalmente es bilateral con mayor compromiso de un lado, intensidad variable y pudiendo ser muy invalidante. No hay cambios locales como inflamación ni cambio de coloración.

El diagnostico lo realiza el ortopedista infantil con una historia y examen físico acucioso. En ocasiones podría ser necesario hacer un estudio con radiografía, resonancia y/o exámenes de laboratorio principalmente para descartar otras patologías.

acordeon_img_3

La osteomielitis es una enfermedad infecciosa que se produce en huesos, más frecuente, en niños que, en adultos, cuando una bacteria que circula por la sangre se “aloja” en un hueso, produciendo una lesión grave, en el contexto de un compromiso agudo, doloroso, con fiebre y dificultad para moverse, y, si es en huesos de las extremidades inferiores, problemas para caminar.

Ya que es una enfermedad grave, debe ser tratada en forma precoz, por lo que es importante tratarla rápidamente, si no se hace, puede dejar secuelas óseas graves y definitivas, o puede pasar de una osteomielitis Aguda, a una osteomielitis Crónica.

Si un niño inicia un cuadro brusco de dolor en una extremidad, fiebre y se ve “comprometido”, debe ser llevado al servicio de Urgencia, para su evaluación. El estudio se realiza con radiografías, resonancia magnética, cintigrafía ósea y exámenes de sangre, y el tratamiento es con antibióticos endovenosos, y cirugía para “drenar” la infección del hueso. Si esta infección se produce en una articulación en vez de en el hueso, con un cuadro clínico semejante, se llama Artritis Séptica, y también requiere estudio de imágenes, laboratorio, y tratamiento antibiótico y quirúrgico.

acordeon_img_4

Los esguinces son una causa frecuente de consulta en traumatología, ya que son lesiones que afectan a los ligamentos de las diferentes articulaciones en los cuales se produce una distención de éstos. Frecuentemente se producen al realizar alguna actividad física o cotidiana.

Existen distintos grados de gravedad, frecuentemente el paciente presenta dolor, aumento de volumen local, equimosis (moretón), disminución de la movilidad articular, cojera, entre otros. Es importante que la evaluación y que el diagnóstico sea realizado por un traumatólogo infantil, el cual solicitará exámenes complementarios en caso de que sea necesario, ya que, en algunas ocasiones es importante descartar que el esguince no se presente concomitantemente con una fractura o alguna otra lesión asociada al diagnóstico.

El tratamiento en primera instancia es la inmovilización con férula, órtesis o yeso, analgesia, extremidad en alto, hielo local y suspensión de las actividades deportivas. En una segunda instancia hay que evaluar la necesidad de terapia física y rehabilitación dependiendo del grado del esguince y las características del paciente.

acordeon_img_5

Se define como una ampliación en el rango de movilidad de las diferentes articulaciones y está dado por una elasticidad aumentada de los tejidos blandos de éstas. Es más frecuente en la edad pediátrica y la mayoría de las veces comienza a disminuir con la edad. Las causas de esta condición son variadas pero lo más frecuente es que sea normal o transitoria. Normalmente, esta condición no presenta grandes síntomas, no provoca dolor ni mayor riesgo de lesiones del aparato locomotor, pero sí puede afectar la vida deportiva o recreacional de quien lo padece.

El diagnóstico puede asemejarse a otras enfermedades de carácter traumatológicas, neurológicas, o inmunológicas; por esto, es importante que el niño sea evaluado por un traumatólogo infantil. El tratamiento inicia mejorando los hábitos alimenticios, peso, ejercicios, elongación, etc. Todo esto con el fin de disminuir las lesiones asociadas o el dolor. En caso de que esta condición se asocie a otros síndromes es importante que el tratamiento sea liderado por un equipo multidisciplinario.

acordeon_img_6

Es una patología congénita poco frecuente y cuyo manejo es muy complejo si no es abordado de la forma correcta. El bebé nace con uno o los dos pies deformados como un “palo de golf”. El tratamiento se inicia en cuanto se diagnostica y esto ocurre habitualmente al nacer el bebé o incluso antes con la ecografía habitual del embarazo, en este último caso la consulta traumatológica es muy útil para planificar el tratamiento, el cual tiende a ser con yesos correctores, cirugía y uso de zapatos especiales durante la edad preescolar. Con este enfoque se logran excelentes resultados, permanentes y totalmente perdurables en el tiempo.

acordeon_img_7

La consulta por “piernas arqueadas” o “chuecas” es común en traumatología infantil. Puede deberse a fenómenos rotacionales de las extremidades inferiores, a caminar con uno o ambos pies hacia adentro o bien a condiciones angulares, como tener las rodillas o piernas chuecas.

Por lo general, esta situación corresponde a estadios o etapas transitorias del desarrollo normal del niño, en especial antes de los 7 años. Sin embargo, en algunas ocasiones son causadas por enfermedades del desarrollo, neurológicas, genéticas, infeccionas o bien post traumáticas, lo que hace necesario la evaluación por el especialista. Dicha evaluación puede comprender solo un examen físico acucioso o bien y con menos frecuencia, exámenes complementarios, como radiografías. Si la deformidad es mayor que lo normal, pueden requerir tratamiento, que habitualmente se hace cerca del fin del crecimiento y es quirúrgico. El uso de plantillas u órtesis no es recomendado por no ser útil.

acordeon_img_8

Es una patología congénita que consiste en una alteración de la forma de la articulación de la cadera, de alta incidencia y que deja muchas secuelas si no es tratada a tiempo, ya que puede producir otras patologías como artrosis de cadera. Es más frecuente en niñas, partos en nalgas, niños con antecedentes familiares y en primigestas (primer embarazo) precoces o tardías.

El diagnóstico debe ser precoz, con control traumatológico infantil antes del mes de vida para niñas y niños con factores de riesgo. El control radiográfico se debe realizar a todos los lactantes sin excepción a los 3 meses ya que el uso del pañal no evita la displasia de caderas.

El tratamiento debe comenzar desde el momento del diagnóstico, el cual es clínico y radiológico (la ecografía tiene utilidad parcial). El tratamiento dependerá de la severidad y habitualmente es realizado con el arnés de Pavlick y de cuanto lo utilice. En casos más severos o asociados a subluxación o luxación de cadera, puede requerir férulas, yesos o incluso cirugía.

acordeon_img_9

Es una condrosis (inflamación y microfracturas) de la tuberosidad anterior de la tibia, donde se inserta el tendón rotuliano, que une la rótula a la tibia. Es una patología que se da durante el periodo de la pubertad, por sobrecarga y sobreuso en deporte de contracciones potentes de cuádriceps (rebote y aceleraciones y desaceleraciones rápidas).

Al ser dolorosa, es una enfermedad muy limitante para el paciente, pero, habitualmente no deja secuelas ya que va cediendo con el crecimiento. El diagnóstico es clínico y radiológico y habitualmente es bilateral. El tratamiento es sintomático: limitar deportes sólo lo necesario, analgésicos, fisioterapia y el uso de órtesis.

acordeon_img_10

Son lesiones casi siempre traumáticas que involucran los huesos, produciendo una solución de continuidad y ruptura de estos (fractura = quebradura de hueso). El esqueleto inmaduro de niños y niñas tiene características especiales que lo hacen diferente al del adulto. En primer lugar, está el potencial de crecimiento y “remodelación”, es decir, la posibilidad limitada de que el crecimiento corrija algunos desajustes producidos por las fracturas, siempre y cuando estén en un rango tolerable para la edad.

Como contrapunto a esta capacidad, también existe la posibilidad de que el crecimiento se altere producto de algún trauma alrededor del cartílago de crecimiento o “fisis” de cada hueso. De pasar inadvertida esta situación podría tener importantes consecuencias, como alteración de los ejes normales o diferencias de largo de las extremidades.

En segundo lugar, las fracturas del esqueleto infantil son distintas al de un adulto, dada la mayor elasticidad de los huesos y la presencia del periostio, que es una verdadera capa que recubre los huesos, y que hace que las fracturas se reparen mucho más rápidas. Finalmente, debe cuidarse el aspecto emocional de los niños, cuidarlos en que su salud respete su autonomía y que no genere daño en su psiquis.

acordeon_img_11

Las Polidactilias(presencia de dedos supernumerarios) son la deformación congénita de la mano más frecuente, secundada por las Sindactilias, entre ambas representan el 45% de todas las malformaciones de las extremidades superiores. Esta anomalía se ha reconocido y descrito por siglos a través de la historia. La incidencia real de las polidactilias es desconocida, a pesar de tener una presencia alta en todo el mundo.

Según la localización de la duplicación de la mano, se clasifican en 3 grupos:
1.-Polidactilia preaxial: Afecta el lado radial de la mano, es decir el pulgar.
2.-Polidactilia postaxial: Afecta el lado cubital de la mano, es decir, el 5° dedo.
3.-Polidactilia central: Afecta los dedos centrales de la mano.

Las manifestaciones de Polidactilia en cuanto a localización y grado de desarrollo están claramente influenciadas por factores genéticos y étnicos. Es así como la preaxial es más común en la población blanca (1/3000 nacidos vivos) que la negra, en los indios norteamericanos y en algunas poblaciones orientales. Por otra parte, la posaxial es predominante en raza negra (1,3 % nacidos vivos) a la razón de 10:1 con respecto a la población no negra.

La postaxial se considera una malformación congénita heredada, con un patrón de transmisión autosómico dominante, frecuentemente asociado a anomalías de otros órganos o sistemas. Según estudios, se demostró que el 86 % de los recién nacidos con esta condición tenían antecedentes familiares de polidactilia (14 de 14 recién nacidos negros y 4 de 5 en raza blanca). Por lo tanto, se considera aislado de una mutación espontánea, salvo en los pulgares trifalángicos que tienen un modo de transmisión autosómico dominante. Aunque también se ha visto transmisión autosómica recesiva en asociación a algunos síndromes hematológicos.

El tratamiento es quirúrgico, orientado al retiro del dedo supernumerario y a la reconstrucción funcional de los dedos remanentes.

Por otro lado, las Sindactilias, son una deformidad congénita con factores hereditarios presentes, las hay simples en donde hay una fusión entre dedos con una estructura ósea normal y, complejas en donde la estructura ósea anormal está alterada. También, pueden ser completas (fusión de todo el espacio interdigital) o parciales (fusión parcial del espacio) en donde el espacio más comprometido es el 4° y el 3°.

El tratamiento es quirúrgico y consiste en la separación de los dedos con un injerto de piel.

acordeon_img_12

Se trata de una inflamación a un costado de la cadera que provoca malestar, mucho dolor y una evidente cojera al andar. Aunque no se conoce una causa exacta, se ha detectado una infección viral previa como un factor en común. Por lo general, afecta a niños y niñas de entre 1 a 6 años. Ya que esta condición tiene un buen pronóstico, su tratamiento consiste en reposo y antiinflamatorios para aliviar el dolor.